domingo, 16 de septiembre de 2012

Todo, muy (a)normal

(El formato blog permite una reescritura constante. Marco aquí los agregados después de dejar macerar este escrito unas 12 horas publicado en la red. De paso gracias a algunos amigos y amigas que ayudaron a pulir el texto) 

Todo, en algún punto, previsble. Las cacerolas dan para todo y para lo que darán, esto recien empieza amigos, el espectáculo está por comenzar. La candidéz sorprendente y algo berretona de Lanata y su más y mejor democracia en una marcha donde aparecieron esvásticas junto al reclamo de basta de dictadura (con k pero es tan insostenble el truco que mejor escribirla con c ya que la propia marcha desactiva el dispositivo retórico) y cantos de el que no salta es negro y k (entre los más suaves), esa canididéz impone al menos una pregunta o mirada selectiva. ¿Mejor democracia con esa parte del paisaje vociferando tanta tolerancia? Si, estamos de acuerdo, es una parte que no puede hacer un todo trasnversal y uniforme, pero estaba ahí, es sólo ver que el republicanismo ciudadano y democrático, si profundizamos, no llenamos dos bancos de plaza con representantes que puedan acreditar esa estirpe. Y le hago precio mire.

Y de la candidéz pasamos a la previsible desacraditación de manual, es decir de dogma, que hace el gobierno en todas sus formas y mayoría de voces y las que vendrán de su Armada brancaleone de bien pensantes para seguir intentando tapar el sol con el dedo de una mano y entre otras estridencias, la inocultable expropiación de una empresa impresora de billetes para salvar a un vicipresedente corrupto y con el apoyo del coro polifónico de parte de la oposición en el congreso. Y ni hablar de las muertes de la tragedia de Once, trenes que estaban en manos, hasta esos muertos, de empresarios amigos del gobierno. Todo muy progre, eso si, en la defensa de lo indefendible.

Ya sabemos o deberíamos anoticiarnos que algunas justificaciones del accionar político tienen al amor de protagonista. Las peores atrocidades se hacen en nombre del amor a la patria, al dinero, a diós, a los pobres, a los ricos o a la supertición que sea y que en ese instante tenga la pasión del amor al poder y por el poder. Pero el amor, cuando lo verbaliza el poder, es un asesino serial que se presenta con la voz piadosa de lo imprescindible, de lo ineludible, de lo incomensurable o de la inevitabilidad del devenir de la historia y que en ese momento está del lado del verdugo por que el verdugo así lo determina y marche preso que tanto joder, el hombre y sus circunstancias me cacho en diez. Pero todo es muy normal, por que el poder es así: se ejerce sin miramientos. No es un juego de niños haciendo que toman el té en un jardín de infantes. El poder no es apto para inocentes ni para ingenuos. Tal vez por eso no lo ejercen los ciudadanos comunes sino la representatividad delegada. Es bueno recordar esto por que la democracia que supimos conseguir tiene a los mesiánicos acechándonos siempre por la espalda y sería bueno no volver a confundir oposición con otra cosa disfrazada de tal.

Pero volvamos a las cacerolas argentas, usted ya sabe que me encanta irme por las ramas. Salvo una sola voz afin al gobierno que puso un poco de mesura e inteligencia, el resto, firme junto al dogma de denigrar. Antes eran los descamisados que se lavaban las patas en las fuentes de plaza de Mayo, ahora son las clases medias los que no pisan el pasto. Curiosa parábola peronista. No se si sorprende aquella voz a esta altura díscola y para nada santo de mi devosión, pero es bueno dejarlo consignado y preguntarse: ¿Tanto miedo les da al gobierno los supuestos burgueses asustados estimagtizados en las señoras bien vestidas que no pisan el pasto o piensan en Miami con cacerolas en mano, que parecen más fascistas que los supuestos burgueses asustados a los que denigran como tales? Es curioso pero este gobierno fue votado más en el barrio ultra cheto de Puerto Madero que en otros barrios más populares de la ciudad de la furia. ¿Será que están dolidos por que sus vecinos conchetos salieron a protestarles? Y si, que desagradecidos estos burgueses asustados. Ambos.

No sorprende, ni es para festejar de hecho es lo único normal, que haya gente manifestándose en paz y libertad, después de todo estamos en democracia, o no me entere de algo? Tampoco sorprende que todo sea dividido en los "lados" en que cada uno se pare del "relato". Lados que fueron muy bien estructurados desde el poder, político, y desde del poder mediático. Todo muy normal, al final de cuentas uno necesita la referencialidad espejal y necesaria del otro para saberse poderoso. Sin rebote no hay posición de poder. Es un juego más viejo que la ruda macho y tan aburrido que mire, jugar a la mancha con uno mismo, es más divertido. Pero es el juego que se está jugando.

Ahora bien si usted amigo o amiga quiere tener una mirada propia de la realidad que no sea la que delinearon para que usted esté todo el tiempo dudando entre la mierda o la diarrea y quiere construir una idea de país que supere esa mediocridad cruel de discursos que no elevan la calidad del debate o esta pensando en que bueno, algunas cosas del gobierno están bien o le gustan pero otras no tanto y no quiere verse metido en un guiso de cacerolas donde se mezclan esvásticas e insultos con carteles ingeniosos y otros insultantes, no está de acuerdo con la reforma de la constitución o con la re re re re elección indefinida y al mismo tiempo quiere que el país progrese y que la gente lo haga también es decir que pase de clase baja a clase media e incluso está dispuesto a algún sacrificio peronsal para ver esto o que apoya determninadas leyes de este gobierno y de la oposición pero quiere ver un recambio .... mi amigo o amiga ... no sabe en el despelote que se metió o se va a meter ... le anoticio que salga a la calle con chaleco anti bazucas con ojivas nucleares. Argentina está, y tal vez el mundo, inmersa en un guión de película de los hermanos Cohen: Argentina no es una país para los débiles. Así que ir contra esa corriente del sin sentido común berreta requiere de mucha paciencia zen y algo más. Al menos sepa que no es el único, como decía el gran Juan Senbastian Lennon el de los cuatro de Liverpool. Y no es poco, créame. A veces, es necesario meterse en algunos entreveros para mejorar. Las zonas confortables sólo conducen al ocio improductivo y estático de la mediocridad permanente.

===
AGREGADO DE DOMINGO
Terminé de escribir esta entrada tarde en la noche del sábado, hoy dominigo agrego dos enlaces a columnas muy interesantes sobre los cacerolazos y que bucean más allá del ruido de las cacerolas y  le dan un contexto prospectivo, siempre gelatinoso y por ende resbaladizo, pero no por eso dejan de tener nutrientes escenciales para los futuros posibles.

Beatriz Sarlo
La maldición argentina de ser hoy un representante de la clase media
lanacion.com

Mario Wainfeld 
“La gente” en las calles
pagina12.com