martes, 25 de diciembre de 2012

Cura, covers y poetas

Rara mezcla. Potente. Misteriosa. La poesía tiene ese encanto ¿o esa maldición?. No es, o no debería ser ésta segunda opción, una marca ineludible en el poeta para su legitimación. Aunque dice presente. Casi siempre y se lleva algunas voces. Tantas. Sospecho que igual nos dejan el sonido de las palabras. Marca indeleble que siempre vence al tiempo y que otros recrean en sonidos nuevos. La inmortalidad de las letras. Privilegio y lujo que el propio tiempo no tiene y, paradoja, las engrandece a su paso. Y una canción conecta con unas palabras que otras recrean y que no esconden esa interconexión. Sólo la agrandan y la dejan por ahí para decubrirla. La poeta amerciana Anne Sexton que quiso curarse pero se volvió escritora, según sus propia confesión, es una de esas voces. De tantas. No sabremos nunca cual era la cura, ni si la escritura es un laberinto que te arrincona entre ganar un Pullitzer y el suicidio. Tampoco es lo importante. Y un día Anne Sexton escribió el poema 45 Mercy Street, después, mucho después, Peter Gabriel le dedicó la canción Mercy Street y que luego Opus Orange & Emy Reynolds la reversionó con un toque aún más intimista, para que luego Fever Ray's no se privara de hacer una rarísima rereversión del tema del cantante inglés. Un poema nos llega en otras versiones sonoras y con otras palabras. Es otro poema y es lo bueno. Las palabras vencen al tiempo. Se hacen música. Se hacen viento.

Aquí Anne Sexton por ella misma, primera parte



===

Aquí Anne Sexton por ella misma, segunda parte



===
Aquí el vídeo de Peter Gabriel



===
 Aquí la versión de Opus Orange & Emy Reynolds



===
Aquí la versión de Fever Ray's