Mostrando las entradas con la etiqueta Panamá. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Panamá. Mostrar todas las entradas

sábado, 13 de agosto de 2011

Dos años de locura

"Es de esos trabajos periodísticos que siempre soñamos con hacer. Mirar hacia atrás, revisar la hemeroteca, cruzar los hechos con la distancia de cierto tiempo pasado y de ahí poder hacer un dibujo más analítico de la realidad. Lo que hago es revisar el antes y el durante de estos dos años de gobierno de Ricardo Martinelli, en Panamá". Pasá la voz. El nuevo libro de Paco Gómez Nadal.

jueves, 17 de marzo de 2011

Doble moral bloguera

He tardado días en escribir esta entrada. Y no por incapacidad sino para intentar entender algunos silencios que de pronto hay en la blogósfera española. Fue en vano e inútil la espera, por que sigo sin entender. El silencio de la prensa tradicional no me sorprende. Sinceramente. Pero que los colegas blogeros hayan hecho oídos sordos y mirado para otro costado con lo que ocurrió con los periodistas españoles expulsados por el gobierno de Panamá. No tiene para mi, ninguna explicación. Absolutamente ninguna. Incluso muchas veces hemos leído entradas interminables rasgándose las vestiduras y pataleando como niños ricos mal criados ante cualquier ataque a la libertad de empresa, perdón de prensa, en países que muchas veces ni pisaron ni entienden ni se toman el trabajo de entender. Cada cual publica lo que cree oportuno, interesante o se le da la reverenda gana publicar, esto esta fuera de toda discusión, pero resulta que ante cualquier ataque a un periodista en un país como por ejemplo, Venezuela (gobierno que no es santo de mi devosión ni lo será), Irán (régimen con el que no comulgo en lo más mínimo), Bolivia, Ecuador, Egipto (gobiernos con los que no comparto la más mínima admiración) no alcanzan las voces de repudio desde el confort de donde se esté, pero siempre lejos de los hechos, y se escriben interminables prosas sobre el estado de situación y donde iremos a parar madre santa.

¿Cuál es la doble moral o vara con la que se miden los valores de la libertad de expresión en la blogósfera? ¿Hay países o gobiernos más o menos criticables según se muevan los intereses económicos españoles?, ¿Hay gobiernos que son más "sexys" y sobre todo fáciles para criticar que otros? o ¿Dan más twiteos o acumulan más manitos arriba de me gusta en Facebook?, ¿Donde quedó esa supuesta militancia por la libertad?. Que yo sepa, la libertad es un valor absoluto, no relativo. Es decir no puede haber más o menos libertad de expresión o la hay o no la hay. Cuando ocurrieron las cosas en Panamá fue tema de portada del sitio de Reporteros sin Fronteras, ¿se necesita algo más?

Si algo tenía, y espero siga teniendo, la blogósfera era precisamente esa podibilidad de abrir nuevas ventanas, miradas,voces y enfoques aportando riqueza al debate de lo que sea, incluso entre opiniones encontradas. Pero algunos silencios, que se me antojan indiferentes, son el peor de los recursos por que si algo nunca fue la blogósfera fue ser un cementerio. vamos a ser claros: las garantías a un debido proceso, legítima defensa y a la integridad personal, no se negocian nunca y este es el punto, lo demás es anécdota.

Algunos silencios, estos silencios
El peor viaje
Nuevas detenciones de periodistas y activistas en Panamá

lunes, 14 de marzo de 2011

Algunos silencios, estos silencios

Silencios que son un clamor.
Mi nombre es Pilar Chato y yo también fui detenida y expulsada de Panamá por el gobierno de Ricardo Martinelli junto a Paco Gómez Nadal. Mi nombre es Pilar Chato y también soy periodista, y española, y miembro de Human Rigths Everywhere (HREV). Mi nombre es Pilar Chato y apenas llevaba dos meses en Panamá, mi pasaporte estaba en regla y cinco días antes había ejercido mi labor como periodista en el propio Palacio de las Garzas, trabajando para un medio español –cubriendo la visita del ministro español de Fomento– y acreditada para ello por el mismo gobierno que me expulsó, sin que hubiera solicitado para acreditarme ninguna visa especial de periodista.

[+] prensa.com

lunes, 28 de febrero de 2011

El peor viaje

Mientras escribo y publico esta entrada tal vez mi amigo Francisco Gómez Nadal y su compañera Pilar Chato estén volando sobre el Atlántico en un viaje triste de regreso forzado hacia España, el país natal de ambos, por apoyar y observar las protestas que los indígenas panameños realizaban para oponenerse al nuevo código minero. Y no hay peor regreso a cualquier lugar que el forzado por las circunstancias. No hay peor exilio al que a uno lo empujan a recorrer cuando la integridad personal y el debido proceso no están garantizadas. No importa que le llamen deportación voluntaria. Y no importa donde se desarrollen los acontecimientos, en nuestra Latinoamérica sigue habiendo grandes bolsones de intolerancia y autoritarismo. Se sabe que pensar difrente, ser crítico o el sólo hecho de no pensar de acuerdo al (sin) sentido común, es la excusa que despierta a esos fascismos a veces ocultos y otras no tantos pero que siempre encuentran el atajo para no respetar nada y sobre todo la dignidad de las personas. La anulación de todo debate y el aniquilamiento, sutil o despiadado, de todo derecho es uno de los peores lastres que las democracias jóvenes latinas aún cargan sobre las espaldas sobre todo cuando desde la ignorancia más absoluta, se empieza con los sofismas peligrosos de que es o no es ser periodista, cocinero, médico o consultor, como si hubiera una línea gruesa, inviolanble entre el hecho de ser lo que uno es de profesión y el ser cuidadano y pensar e involucrarse y hasta comprometerse con las causas que uno cree que son necesarias de apoyar y sostener. Estar de acuerdo o no con esas causas o incluso estar equivocado en los enfoques por defender de dichas causas, ese es otro debate pero que se me antoja pensar como necesario, urgente, imprescindible por que de otra manera la integridad personal, los derechos humanos y los debidos procesos, imprescindibles para el sostenimiento a largo plazo de ese capital social llamado democracia, estarán, como valores, en peligro por el vacío que deja ese no debate y de lo contrario el amedrentamiento, la represión o incluso la muerte por pensar distinto, se nos puede convertir en una moneda de uso diario y a esto, no hay que acostumbrarse nunca, por que este sería el peor de los viajes hacia el pasado.

domingo, 27 de febrero de 2011

Nuevas detenciones de periodistas y activistas en Panamá

Casi nunca las cosas ocurren por que si y menos después de que Reporteros sin fronteras publicara su reporte anual sobre el estado de la libertad de prensa en el mundo y en el apartado de Panamá, da cuenta de la detención, arbitraria y nada clara que sufriera mi amigo y periodista español Franciasco Gómez Nadal el año pasado luego de apoyar las demandas de las comunidades indígenas de ese país y de manutener una crítica contundente contra el gobierno de Panamá. Y ahora luego de apoyar una nueva manifestación y protestas de las comunidades indígenas del interior de ese país en contra del nuevo código minero, nuevamente el gobierno panameño en forma nada clara, detuvo desde las 04:30 pm de ayer a Franciasco Gómez Nadal, a su compañera, la periodista española, Pilar Chato junto a otros 23 activistas y luego de moverlo por varios lugares están, al momento de escribir esta entrada, en las oficinas de Migraciones de Panamá con el riesgo de deportación. Un nuevo hecho confuso de detención arbitraria ya comienza a cosechar apoyos políticos y la solidaridad de colegas de ese país. A los amigos se los apoya en las buenas y en las malas, a los amigos la solidaridad sin quiebres y apoyos sin miramientos, más aún cuando sabemos que la mayoría de los gobiernos de nuestro continente, unos más o otros menos, predican una democracia sólo de la boca para afuera y que en los hechos no sostienen o muestran su verdadera cara antidemcrática.