Mostrando las entradas con la etiqueta canon. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta canon. Mostrar todas las entradas

miércoles, 13 de febrero de 2008

Demasiado serio para ser estúpido

"Sigo apoyando la libre difusión de la cultura,
como manera para el desarrollo de los pueblos"

Ministro de Cultura brasileño, el artista y cantautor Gilberto Gil

Parece que la cosa se esta poniendo fea y que con prisa y sin pausa vamos viendo como se sigue construyendo el secuestro del espíritu ciudadano. Esta vez en el Reino Unido, siguiendo los pasos de Francia, se intenta penalizar a los usuarios de internet que bajen o compartan archivos protegidos. ¿Y quiénes harán de policías cibernéticos? Los proveedores de Internet que estarán obligados a primero a avisarles a los usuarios de que no realicen más esa práctica, pero si estos siguen adelante se los suspenderá o se les desconectará el servicio si reinciden con el denominado "tráfico ilegítimo". Al menos de lo que se sabe del proyecto, el proveedor seria juez y fiscal y aquellos proveedores que se niegen a realizar esta tarea de vigilancia serán perseguidos legalmente. La inquisición digital viene marchando de la mano de un proyecto que el gobierno británico tiene en borrador.
En apariencia cabe preguntarse, ¿que diferencia habría con la dictadura China que intimida a los usuarios que acceden a sitios considerados prohibidos? Ninguna. ¿No es esto un claro ejemplo de inseguridad jurídica y de cambio en las reglas del juego? Cualquier semejanza con determinados países latinos no es ilusión óptica sino pura realidad.

El control absoluto de la red de redes se esconde detrás de la vieja excusa de proteger una intermediación decadente con el pretexto de igualar copia privada a piratería y de paso seguir perpetuando un modelo de negocio en base a derechos de autor por copia. La arbitrariedad y la violación a la privacidad de navegación son evidentes en este intento de legislar sobre lo imposible. ¿Hace falta la red de redes para compartir un archivo o copiar una canción de un cd o una película en DVD, por ejemplo? Si la cultura no se puede compartir entonces ¿como llega a desarrollarse como tal? En algún punto es esquizofrénico todo este intento de limitar que se comparta información: mientras se intenta poner candados y se atemoriza a los usuarios de la red, las tecnologías se vuelven cada vez más baratas y de fácil acceso y hace que millones de personas tengan en sus manos la posibildiad de compatir todo tipo de información, ¿de que sirve un dique cuando se viene encima un tsunami? Puede resultar estúpido todo este planteo, pero es demasiado serio como para darle ese calificativo.

"Difundir la capacidad de comprender las cosas para ser más libres" y de eso se trata entre otras cosas el cambio cultural que provocó, provoca y seguirá provocando la red. Gilberto Gil parece tenerlo claro. No es una apuesta menor el intentar avasallar los derechos ciudadanos e impedir el libre desarrollo de la tecnología y de la cultura y que esta se masifique. Son los desafíos y dilemas que nos pone por delante el desarrollo tecnológico, equivocarse en el planteo y encuadre de la situación nos puede condenar al más absoluto atraso. Mientras Brasil realiza el Campus Party en Sao Paulo, en Argentina meamos fuera del tarro. Una pequeña diferencia de criterio que el futuro se encargará de cobrarnos muy caro.

viernes, 8 de febrero de 2008

Apostillas sobre un cambio cultural


Declaración de principios de Thom Yorke,
guitarrista de Radioheads, a Rolling Stone


El debate sobre el estado de la industria discográfica estuvo en los últimos días que arde en la blogósfera argentina (1,2,3,4). Reacción ante un detonador mediático. Reacción ante una nueva criminalización del usuario que se suma a la ya recurrente criminalización de la pobreza. Pero esto es otra historia. En realidad la pregunta que importa detrás del ruido mediático es ¿a quién realmente afecta el cambio en los términos de intercambio? La respuesta es poliédrica en su intento de explicación pero tiene único destinatario final.


¿Qué más se puede agregar?

Es decir no es un probema de derechos o de los artistas directamente y como único eje, sino de la industria y la distribución del producto cultural que ella comercializa. Por eso el intento de secuestro del espíritu ciudadano mediante la generalización de la punición por las dudas, provoca no menos que repulsión.

Me permito repasar, sólo a modo de ejercicio, un poco lo que esta ocurriendo, desde mi visión, con la red de redes. Si Internet, entre otras cosas, provocó una liberación abundante de información y por ende la democratizó, también hizo, por añadidura, bajar los costos de las transacciones y de todo tipo de intercambio. La información es el combustible que alimenta a la máquina digital. Es decir de alguna manera el mercado se volvió más plano y horizontal por que todos pueden acceder a un mayor, abundante, constante y dinámico caudal de información casi infinito. El comercio basado en la red de redes le dió el poder a los mercados que ahora pueden comparar precios, posibilidades, prestaciones y por ende decidir en tiempo casi real.


Un particular punto de vista musical

Claro, la democratización en realidad llegó con Google y la posibilidad de indexar la información y tenerla a un sólo click de distancia. Lo que podría decirse, en base a esto, es que el éxito en la red de redes no está sólo en la tecnología sino en la particularidad de la idea. En su innovación, incluso usando lo ya existente y reinventándolo. Crear la rueda es casi un milagro. Aunque Apple lo haya logrado varias veces. Pero volvamos a la intermediación y al comercio electrónico. En un contexto donde, por ejemplo, India y China incorporan al capitalismo global el 30% de su ya de por sí numerosa población, es decir pasan de ser pobres a convertirse en clase media, la revuelta en el comercio tiene proporciones astronómicas e imparables y si además cada vez más gente, en todo el mundo, tiene el poder de decidir como, cuando, donde y de que manera se entretiene y comparte sus archivos digitales gracias a tecnologías cada vez más simples y de relativo bajo costo de acceso, la cosa no pinta suave para la industria cultural y del entretenimiento. Mao Tse-tung lo tenía muy clarito en su mente: una revolución no es una fiesta.


El que domine la incertidumbre se hará millonario

Igual, y aún con la incertidumbre del caso, resulta llamativo que los modelos de negocio de la industria cultural no evolucionen hacia un entendimiento del fenómeno císmico que provoca el cambio en los términos de intercambio impulsados por la disrupción tecnológica y la innovación y por ende no logren adaptarse. Claro, es más fácil y barato por ahora, por las dudas, convertirnos a todos en delicuentes.

DESPIECE DIGITAL

De la edición americana de la revista Rolling Stone (la cual sí seguire comprando) destaco una nota muy completa a Cat Power (su nombre real es Chan Marshall) una cantante de algo así como country alternativo, de una voz particular y profunda. Cat Power editó lo que puede ser uno de los trabajos imprescindibles del año que recien comienza. Jukebox es un compilado de varios grandes de la música rock, como lo son, entre otros, Dylan o Janis Joplin. Es una propuesta valiente y ariesgada que entrega emoción en cada buena canción que compone esta obra y que no se puede considerar como un trabajo a mitad de carrera.



BONUS TRACK


Duración: 03:02
[+] youtube.com

Aquí, como buen delincuente, comparto (llamen a la policía) una versión delicada y muy poderosa de un viejo tema de otro grande, James Brown, Lost Someone.

jueves, 7 de febrero de 2008

Yo quiero tener un millón
de descargas musicales

Mientras la revista Rolling Stone en Argentina nos condena desde sus páginas a un informe definitivo sobre el estado de la industria musical y el sabor a intimidacion de ante mano de la industria discográfica amenazándonos a todos por igual sobre vuela el reporte, el sitio de descargas musicales we7.com anunció el pasado 15 de enero que desde su apertura, en mayo de 2007 con tan sólo 30 canciones - hoy cuenta con 90.000 canciones disponibles en línea-, se descargaron 1 millón de canciones GRATIS. Para mayores referencias este sitio de descargas fue fundado por nada menos que Peter Gabriel y otros artistas. Un nuevo modelo de negocio que demuestra que sin condenar, ni demonizar, sino usando el cerebelo, los cojones y la publicidad se puede lograr que el acceso a la música y la producción cultural pueda ser rentable y que no tienen nada que ver con el negocio perimido y agonizante de distribuir discos. La industria discográfica sigue despistada y anda con el garrote en la mano. El supuesto informe definitivo tiene un nuevo capítulo por escribirse y el ícono de la cultura rock un lector menos. Es decir quien esto escribe y anda condenar a tu abuela.

miércoles, 6 de febrero de 2008

Todos contra la pared



Señores ya saben. Se termino la joda. Ya sabemos que todos somos delincuentes y que por eso van intentar ponernos un canon. Como en España. El informe definitivo. Terminal. Y a no dudarlo, que mandamos a la policía. Por que no hay nada más lindo que inyectar miedo criminalizando al usuario sea como sea y confundiendo los tantos, ¿O acaso lo que ya está penalizado es la reproducción con fines comerciales? Al leer la nota de la versión argenta de la revista Rolling Stone, queda la sensanción de que bajar un tema a tu IPod o enviar un tema por correo electrónico a un amigo es ilegal y no lo es. ¿Silbar un tema también es un delito?.¿Se habrán enterado estos muñecos que nada menos que la MTV, si la MTV, decretó con cadencia marcial y solemne pluma que la industria discográfica había muerto? Es curioso que parte de la propia industria cultural, como lo es la cadena de televisión, asuma el estado de las cosas y otra parte aún no. Si el modelo de negocio es vender discos, cd o el soporte binario que sea y con la masificación de las redes y los formatos digitales esto cambió para siempre, ¿No es más rentable a largo plazo entender el cambio cultural, adaptarse como lo hicieron otras industrias y modificar el modelo? Me cuesta creer que los artistas apoyen la idea de criminalizar por las dudas para defender sus derechos.

[+] Comenzó la campaña de miedo en Argentina y Rolling Stone pisa en falso

Como para ampliar un poco la mirada y hacer una comparación del caso, una buena reseña de artículos de uno de los profesionales que han escirto sobre este tema en España y que, por supuesto, no necesita de mi aval: Enrique Dans.

Artículo relacionado:

[+] Warner, Universal y BMG se querellan contra Baidu.com