Mostrando las entradas con la etiqueta carteles. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta carteles. Mostrar todas las entradas

jueves, 20 de septiembre de 2012

Esto es señalética

Vamos a terminar, señoras y señores, de una buena vez y por todas con las pendejadas de la correción política de los cartelitos mamones. Más claro, agua wey. (Cartel en un edificio de México DF)

viernes, 10 de junio de 2011

Publicidad, otro olvido de los diarios

Tal vez sea una afirmación muy general y por lo tanto imprecisa pero creo que hace rato, mucho rato, que la publicidad de los diarios perdió claridad conceptual y creativa. Me refiero a la de los propios productos impresos, al mercadeo que hacen de sí mismos. Y hacer mercadeo de los diarios no es algo sencillo de hacer cuando se mezclan muchas posibles interpretaciones de esos mensajes, aún cuando estén bien delimitados y enfocados. Y la credibilidad del medio está en juego siempre. Un activo a preservar y hacer valer cada vez más en este contexto de diálogo social que se inauguró con la explosión de las redes sociales y que cambió algunos términos por los cuales se construyen los valores de marca y del propio producto. Tal vez uno de esos cambios es que se redujo al máximo la posibilidad de error entre la promesa y la realidad (o tal vez es el mismo margen de siempre sólo que ahora está más a la vista, presente). Las audiencias están ahí, casi que se pueden tocar en las redes, incluso las redes sociales puedan estar convirtiéndose en el nuevo diario de las audiencias o al menos lo están construyendo como imaginario gracias a la interacción con esas herramientas.

Los buenos diarios impresos pueden servir de catalizadores ante determinados temas donde la mediación ha dejado de ser lo distintivo e importante y la posibilidad de absorción de la información tiene mayor protagonismo. La profundidad para entender los por qué de una información (que no siempre está relacionada con los largos que tenga un texto) permite o así aspira, sueña, cree, defiende y propone quién esto escribe, es un diferencial importante que los diarios siguen teniendo. Aún en estos tiempos de instantaneidades fulminantes. En algún punto las redes sociales tienen un valor social muy alto en términos de relevancia informativa o incluso como asceleradoras de curvas de consumo y también desplazaron a los periódicos impresos para transmitir hechos y conocimiento pero al mismo tiempo la indiferenciación formal del contenido en esas redes, el ser sólo un buen canal de distribución de contenidos en tiempo real (Twitter) y de relacionamiento y conexión social (Facebook) no las convierte necesariamente en generadoras de sentido y utilidad para las audiencias, más allá del mero relacionamiento y si sólo la ubicuidad es el sentido de las redes sociales y por más que está muy claro que el futuro es sin duda digital.

Estas tres campañas que encontré en adsoftheworld.com de diferentes medios impresos y países en algún punto rescatan algunas características de los diarios impresos. Explicar, sorprender, diferenciarse, tal vez algo que muchos diarios se han dejado de hacer.





miércoles, 8 de junio de 2011

Esto se llama exclusividad digital

La red de redes es el paradigma de la economía de la abundancia y la gratuidad. Las redes sociales han modificado y para siempre la relevancia social de cada uno de nosotros, de los contenidos que los medios publican y de los contenidos que todos publicamos, incluso se puede medir el valor de una marca en las redes sociales. Todo cambió.

Ahora bien, esto es una oportunidad inmensa para las marcas, incluso para jugar a la inversa y combinarlo con la curiosidad y hacer de la exclusividad una forma de poner a prueba nuestro prestigio social digital para entrar al site The World’s Most Exclusive Website ya que no sólo se necesita una cuanta Twitter, que sólo te abrirá la primera puerta sino, que para seguir y abrir la segunda puerta, hay que tener más de 5 mil seguidores. Si uno no tiene ese nivel de seguidores, es redireccionado a la página de Olive Garden que es un restaurante que por supuesto acepta a todo el mundo tenga o no tenga seguidores en Twitter.

Un idea memorable e irresistible para el ego digital, aunque no es del todo seguro que sea una campaña de este restaurante. Memorable igual ya que hasta el momento sólo logró llegar a la ante última puerta Ryan Seacrest, el anfitrión de American idol que tiene 4.669.832 seguidores en Twitter. businessinsider.com publica la tabla de quienes hasta el momento han logrado abrir la mayor cantidad de puertas según la relevancia social que le da la cantidad de seguidores en Twitter. La nueva escala social digital.

Puerta de entrada: cuenta Twitter verificada
Puerta 2: 5.000 Seguidores (@JonahPeretti,
@BuzzFeed, @PrinceAmukamara)
Puerta 3: 25.000 seguidores (
@PopEater, @DanZarrella, @HarvardUniversity)
Puerta 4: 100.000 seguidores (@ChristianSiriano,
@RyanHiga, @GuillermoCatalano)
Puerta 5: 500.000 seguidores (
@GeorgeLopez, @RyanSeacrest)
Puerta 6: 1.000.000 seguidores (
@RyanSeacrest)
Puerta 7: 5.000.000 seguidores (vacío)




Fuente: businessinsider.com

martes, 31 de mayo de 2011

Ser fan de una marca en Facebook genera valor económico en el mercado americano

No voy a abundar una vez más, hay miles de referencias en la red, sobre la importancia de las redes sociales en todo lo que tenga que ver con el nuevo mapa de medios, su impacto en la vida cotidiana de todos nosotros, del dolor de cabeza que son las redes sociales para la mayoría de los gobiernos, el enorme impacto económico que significa para la mayoría de las industrias el dominio de las redes sociales como nuevo ámbito de socialización e intercambio de contenidos y creo que abundar sobre todo esto es repetir sobre lo que de alguna manera ya casi todos los usuarios sabemos, intuimos, aprendimos y o vamos aprendiendo.

Tal vez uno de los aspectos no tan difundidos, y no por eso menos estudiados, es el impacto económico de las redes sociales pero desde el punto de vista de los hábitos de consumo de los usuarios de dichas redes y como influyen en la curva de consumo o no el hecho de por ejemplo hacerte fan o no fan de una marca. La importanica que tienen cada vez más las redes sociales en las estrategias de comunicación y en la construcción de una imagen de marca, es un hecho inaludible, aquí, un enlace en inglés donde se estiman los costos y beneficios de una campaña de comunicación basado en las redes sociales.

Desde un tiempo a esta parte o mejor escrito desde que Fecebook y Twitter se masificaron y devoraron al resto de las redes, salvo a Orkut en Brasil Tuenti en España y tal vez otras más que no recuerdo al escribir esto, nuestra identidad e interacción en la red paso a ser casi en exclusiva dentro de Facebook y Twitter y a esa concentración de la diversidad de identidades públicas y compartidas, se modificaron la forma en como construyen el diálogo con las audiencias y tuvieron que incoporar nuevas variables de imagen y la relación de la marca con su mercados potenciales. De algún modo las marcas se hicieron más próximas y tangibles creando u valor de marca y económico que con el tiempo se pudo mensurar y dimensionar.

En junio del 2010 con la encuesta denominada The Value Of A Facebook Fan: An Empirical Review que realizó en los Estados Unidos Syncapse con 20 grandes marcas dejó resultados más que interesantes al evaluar el potencial económico resultante de de comparar un consumidor no fan de una de esas marcas con aquellos que si lo son en Facebook.
  • McDonald´s en los Estados Unidos tiene la curva de consumo más alta entre los fans en Facebook con un promedio de 310,18 u$s y los que no la siguen tienen una curva de consumo de 150,39 u$s, seguido por Starbucks con 235,22 u$s en la curva de consumo de los fans de la marca en Facebook (siempre en los Estados Unidos) y con una curva de consumo de 110,95 u$s en los no fans; la marca Victoria's Secrets tiene una curva de consumo entre los fan de los Estados Unidos de 229,40 u$s y de 152, 97 en la curva de consumo de los no fan
  • Coca Cola en los Estados Unidos, un cliente fan en Facebook, tiene una curva de consumo de $190.48 u$s y los no fan 120,98 u$s
  • La diferencia promedio en los Estados Unidos en la curva de consumo entre los fan y no fan es de u$s 71,84 entre las 20 marcas que aparecen en el informe y la curva de consumo promedio en los Estados Unidos de los fan llega a 157,18 u$s y la de los no fan a 85,34 u$s
(Aquí podes ver el cuadro completo de la comparación que realizó Syncapse)

Toda nuestra vida se va haciendo más compartida, pública y social. Nuestra relación con las marcas se va transformando y aspectos como la fidelidad (a la marca) y a compartir y seguir incluso a otros usuarios fan de una determinada marca son el nuevo escenario consolidadado en las redes sociales. Los datos que también están en el informe de la empresa Syncapse llamado, The Value Of A Facebook Fan: An Empirical Review muestran que las redes sociales como soporte promocional a veces complementarios, otras como eje central de una campaña de comunicación. No aparecen en el informe datos ni fueron evaluadas las curvas de consumos de fans y no fans de medios de comunicación. Como siempre, la culpa de todo la tiene Internet, ya lo decía yo.

::: Fuentes para ampliar el tema: [ 1- emarketer.com [ 2- syncapse.com [ 3- marketingdirecto.com [ 4- wwwhatsnew.com [ 5- enriquedans.com

lunes, 30 de mayo de 2011

Y todo por un vestido

Hay campañas que trascienden en el tiempo y otras que merecerían ese honor. Y está de NewYorker (la marca de ropa alemana, no la publicación impresa americana) tal vez no lo logra por ser una marca no tan global. Pero el concepto igual es memorable. Hace unos años publique este aviso que podés ver en este enlace. Ahora la saga siguío su curso con otros condimentos más interesantes. A veces el deseo por tener un vestido tiene consecuencias inesperadas, sobre todo para las mujeres.... y algunos hombres.


Si queres ver el detras de escena, que es aún más interesante
que el aviso, pulsa aquí