Mostrando las entradas con la etiqueta literatura. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta literatura. Mostrar todas las entradas

martes, 25 de diciembre de 2012

Cura, covers y poetas

Rara mezcla. Potente. Misteriosa. La poesía tiene ese encanto ¿o esa maldición?. No es, o no debería ser ésta segunda opción, una marca ineludible en el poeta para su legitimación. Aunque dice presente. Casi siempre y se lleva algunas voces. Tantas. Sospecho que igual nos dejan el sonido de las palabras. Marca indeleble que siempre vence al tiempo y que otros recrean en sonidos nuevos. La inmortalidad de las letras. Privilegio y lujo que el propio tiempo no tiene y, paradoja, las engrandece a su paso. Y una canción conecta con unas palabras que otras recrean y que no esconden esa interconexión. Sólo la agrandan y la dejan por ahí para decubrirla. La poeta amerciana Anne Sexton que quiso curarse pero se volvió escritora, según sus propia confesión, es una de esas voces. De tantas. No sabremos nunca cual era la cura, ni si la escritura es un laberinto que te arrincona entre ganar un Pullitzer y el suicidio. Tampoco es lo importante. Y un día Anne Sexton escribió el poema 45 Mercy Street, después, mucho después, Peter Gabriel le dedicó la canción Mercy Street y que luego Opus Orange & Emy Reynolds la reversionó con un toque aún más intimista, para que luego Fever Ray's no se privara de hacer una rarísima rereversión del tema del cantante inglés. Un poema nos llega en otras versiones sonoras y con otras palabras. Es otro poema y es lo bueno. Las palabras vencen al tiempo. Se hacen música. Se hacen viento.

Aquí Anne Sexton por ella misma, primera parte



===

Aquí Anne Sexton por ella misma, segunda parte



===
Aquí el vídeo de Peter Gabriel



===
 Aquí la versión de Opus Orange & Emy Reynolds



===
Aquí la versión de Fever Ray's

lunes, 17 de septiembre de 2012

Otro tema. De chica quería ser puta.

No se apure. No esta usted ante un texto autobiográfico ni es una confesión estridente, el título es sólo un recurso provocador para salir de la monotemática cacerolence argentina que me llevó a escribir en los días pasados. Además, es una entrada larga. Le aviso, no es una amenaza, por si usted tiene cosas importantes que hacer como ir al supermercado, escuchar uno de esos temas de Genesis o de Yes interminables, ver algún partido de fútbol de la liga holandesa, mirar la novela, pintar el techo de la cocina, no hacer nada o hacer cucharita en la cama con su mujer/esposo, novio/novia o amante, pues ya sabe, tal vez le rinda mejor cualquiera de estas opciones que leer este texto sobre un libro de una autora mexicana. Bueno, también si quiere ir al grano y no perderse en mis ramas, baje al párrafo que arranca con "No es un método infalible, ni lo recomiendo..." y listo el pollo, pelada la gallina.

Bien, los libros me resultan un pasadizo que hasta puede ser secreto entre este ahora y un tiempo no preciso, difuso y mutante. Un no lugar si se quiere. O también se me antoja verlo con la forma de un impermeable invisible mientras hay una tormenta inclemente cayendo en la calle y uno va caminando sin mojarse mientras lee un texto atrapante. Una voz interna que la articula otro con sus palabras en ese silencio íntimo y que en ese instante inmedible de tiempo pasa a ser la voz de uno. Una apropiación silenciosa. Vasos comunicantes. ¿Magia? No tengo dudas de ello. Aclaración importante: no me importa si la lectura es en las nuevas tabletas digitales o en papel. Llevar toda la biblioteca que me gustaría leer en cualquier momento y lugar para buscar alguna referencia, es posible gracias a estos nuevas babeles interminables y al mismo tiempo tener algunos libros u obras en español no siempre es posible en las tabletas, por lo tanto el papel es el mejor aliado. En síntesis, me gusta pegarle con las dos (No se confunda, pegarle con las dos en el sentido futbolístico. Que gente mal pensada). Ponga usted, cretino silencioso, en la izquierda o la derecha a cada soporte, lo importante es que no sea un límite ni autoimpuesto o impuesto por otros o por algunas superticiones extrañas.

Volvamos a la lectura. Y cada uno tiene su propio templo. Algunos las iglesias, otros los estadios deportivos, mi amiga Clotilde el barrio chino en Belgrano; esos pibes de allá, los bares; los tipos de aquí atrás, los gimnasios; unos amigos míos, las discotecas; los vecinos del quinto a las redes sociales y así cada cual selecciona el que más le guste. El mío, sin duda, son las librerías (de usados o nuevos, no le tengo celos a ninguna de las dos) y la tienda digital iTunes donde buceo cada tanto para encontrar algunas cosillas. Otro templo personal son los mercados o ferias populares o municipales y que dejaré para hablar en otra entrada si es que pinta la ocasión. También las, no se como llamarlas ahora, pero en otro tiempo eran disquerías de esas que hoy tienen material extraño o inconseguible en las tiendas digitales. Cada uno, incluso en su ateísmo o agnostismo, tiene su religiosidad. Ok, otra vez me fui por las ramas, tenga paciencia.

Y en esas incursiones a las librerías mi billtera casi nunca sale indemne y algo se me pega. En las épocas de estudiante secundario todo era más barato: el robo era una forma de acceder a algunos libros o incluso el canje. Bien, hace unos días atrás, en México DF, me tope con uno de esos templos sagrados llamados Ghandi. Venía distraído y cuando lo ví entré sin más preámbulo y poniendo la misma cara de éxtasis que pone Buzz Lyghtear en Toy Story 1 cuando ve Pizza Planeta y la confunde con una rampa de lanzamiento de cohetes, claro que yo no estaba tan confuniddo ¿o sí, wey? Bueno, vaya uno a saber. Y además de la religiosidad que uno se inventa en estos templos, al menos este feligrés de los escribas sigue los siguientes pasos iniciáticos, y en algún punto dogmáticos para que un libro sea comprado. Creo que en alguna entrada vieja ya lo he comentado. Deacartados de este exámen los clásicos, los escritores o los temas que a uno le gustan y que de alguna manera ya conoce de ante mano. Hecha esta primera selección, sigo estos pasos excluyentes para comprar un libro. Si, ya no robo los libros. Bueno, a veces:

1. no saber nada del autor
2. no haber leído reseña o crítica del libro o del autor/a en medios tradicionales o no tradicionales
3. que el título del lbro me atraiga y aunque, no soy muy estricto con este último cuatro paso: que el primer párrafo me provoque algo, risa, ira, perplejidad, duda o curiosidad.

Hay un primer paso, que cuando se da, tiene un peso específico mayor y que reconfigura a los otros: que un amigo o amiga me lo recomiende sin abundar en detalles. Con que sólo me diga, esta bueno, creo que te puede gustar, ya califica para que pase después por los otros puntos del examen.

No es un método infalible, ni lo recomiendo. Creo que tal vez me pierda muchas lecturas enriquecedoras y en otras he comprado algo olvidable, pero son muy pocas las ocasiones en que me ha pasado. Bien, dentro ya de la nave mayor y repasando las estánterías y viendo por ver una tapa bonita por allá; ese ya lo compré; uf, leer libros de diseño me aburre o estoy hasta la madre de leer de economía y sin encontrar el letrerito que indique que aquí está la nueva literatura, en este caso, mexicana, consulte: ¿Dónde están las nuevas plumas, esos que son aún desconocidos o que no conozco y que serán tal vez los clásico de mañana? - Ehhh ...bueno, no se si tanto, pero están allí. Mire, en ese estante de arriba a abajo. Gúacala, gracias!!!! Y me tire de bomba a esa pileta/piscina/alberca que irrumpió infinita y desafiante. Tal vez creo que fue un pogo entre los libros y yo. Miré el reloj y eran las seis. Cuando pague ... y nos dieron las nueve de la noche a mis libros y a mi billetera. El examen había sido exigente y arduo por la cantidad de libros y autores que había y que repasé, miré, volví a repasar, toqué abrí, cerré y volví abrir. No se usted, pero yo no dejo de pensar que esos momentos de encuentro con algo misterioso y desonocido que tienen los libros, me remiten a mi infancia. Bien, escondido con tal vez algo de pudor por el título o eso me dio la sensación, me tope con De chica quería ser puta y que hasta ese instante no tenía la más mínima noción de que existía ese libro y desconocía y desconozco todo dato de la autora, Elena Sevilla. El título, de obviedad provocadora, logró su objetivo en forma fulminante, a la bolsa. Eso si, si no fuera por que fue escrito por una mujer creo que se hubiera quedado en el estante durmiendo el sueño de los justos cubriéndose de polvo y hasta que vuelva a ver la luz del olvido en la mesa de saldos y ofertas.

Una vez que empecé a picotearlo por arriba salteando páginas, chusmeando los textos, se me cruzó el libro de la escritora francesa, Valéríe Tasso, Paris la nuit. Esto no es ni bueno ni malo sólo me vino a la mente esa referencia que después de leer los primeros capítulos enteros del libro De chica quería ser puta, confirme que puede que haya alguna lejana, muy lejana, prescencia temática, no estilística, y que por el contrario no estaría para nada mal si ambas cosas acontencen. De chica quería ser puta es un libro que te va envolviendo en su inicio con una presentación de peronsajes y situaciones desparramadas y mezcladas con un relato a modo de diario de confesiones del personaje principal y que en principio no parecen tener un hilo conductor y que en ese dejarse llevar que propone la autora, te va dejando solito en la crudeza de su relato austero de adornos, tal vez la rama femenina de Carver merodée por estos textos, hasta incluso llegar a sacudirte con ese diaparo de escopeta en el medio del pecho que recibe un hijo de dos años de una de las protagonistas. Bien, el libro permite pasar por el caleidosópio de los diferentes estados de ánimo de los personajes femeninos que están siempre en primer plano hablándonos a los ojos, desde el hastío cotidiano, al humor ácido de los diálogos entre supuestas amigas, el estupor que provocan las violaciones y los engaños, el cotilleo barrial y confesional femenino, hasta las ganas de superación personal mezclado con el esquema psicológico del amor/odio entre madre e hija que no sorprende pero agrega y donde siempre los hombres somos los terceros o segundos en discordia que provocamos las desgracias más atroces en las mujeres -también algunas alegrías-, aunque la autora no hace foco en eso todo el tiempo y no cae en un estereotipo prefabricado sino más bien va mostrando el prototipo real al (auto)interrogarse en que es lo que lleva a algunas mujeres a dejarse hacer, en muchos casos, cualquier cosa y sin ahorrar críticas a los medios masivos de comunicación, pintando, de paso y sin sutilezas, un retrato social audaz, crudo y sin miramientos que se va encajando en las pequeñas historias que se suman a la historia que se cuenta. El universo de muchas mujeres anónimas al desnudo y que bien puede ser México o cualquier lugar en el mundo sin perder, en esto, las particularidades telúricas que Elena Sevilla sembró al milímetro por todos los capítulos del libro De chica quería ser puta. En todo caso ciertas universalidades, incrustadas en esos retratos mexicanos, las convierten en algo más descarnado y próximo. Perturbadoras.

Bien, primero de gracias a quién usted quiera de que me canse de escribir y luego si usted llegó hasta aquí permítame agradecérselo y nomrbarlo mi héroe personal pero manténgase a la espectativa, ya sabe que el mundo está conevrtido en una nueva Roma en llamas y no sea cosa que lo encierren por andar leyendo lo que no debe.

domingo, 1 de mayo de 2011

Nadie muere en la víspera

Hoy es primero de mayo y no hubo diarios en Argentina por el feriado. Ernesto Sábato y su muerte se quedaron sin una portada argenta este domingo frió y de lluvia intermitente, finita. Tampoco hubo ediciones especiales o extras. La muerte nunca fue tan inoportuna. Sólo las ediciones digitales de los diarios dejaron el efímero registro de esa pérdida y que a su vez se vio opacada por una boda monárquica y una beatificación. Por momentos uno no sabía si estaba en el siglo veintiuno o en la edad media en formato digital. Al menos algo hemos mejorado, ya no se queman libros ni se mata a sus escritores. Por esas raras cosas del destino la muerte del escritor argentino el pasado sábado 30 de abril tal vez quede registrada mañana lunes 2 de mayo en las portadas de los diarios impresos. Se sabe que la muerte siempre nos hace mejores, pero la de un escritor tiene otras sutilezas: nos deja con un poco menos de voz y nos apaga un poco la mirada. Al mismo tiempo nos deja para siempre una ventana abierta por la cual espiar el mundo. Una necesaria provocación a recorrer otros paisajes imaginarios. Tal vez no fue mi héroe literario pero merece una tumba justa por dejarnos una obra fundamental de necesaria lectura.
Al menos la portada de El País (España) hace justicia con Ernesto Sábato.

martes, 4 de enero de 2011

Borges y la quimera

Son muchas demasiadas las cosas que no entiendo. Una de ellas es por qué Borges no obtuvo en vida el Nobel de literatura. Tal vez algún día se instaure el premio post motem y ojalá se lo den. Tampoco entiendo como aún hay gente que lo invalida como escritor por su condición de anti peronista y más aún no entiendo todo lo dicho antes cuando me asomo a este texto sobre la quimera. "La incoherente forma desaparece y la palabra queda, para significar lo imposible". Genial.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Unas palabras para el fin de semana

Lo que más me gusta de tu cuerpo es el sexo.
Lo que más me gusta de tu sexo es la boca.
Lo que más me gusta de tu boca es la lengua.
Lo que más me gusta de tu lengua, es la palabra.

Julio Cortázar

domingo, 17 de mayo de 2009

Adiós a Mario Benedetti.

Gracias por todo.



(Poema Táctica y estrategia, en la película El lado oscuro del corazón)

[+] youtube.com


Es difícil decir algo cuando un poeta parte y se convierte, tal vez, en viento dejando sus palabras eternas flotando dispersas en el aire. Y más cuando se trata de Mario Benedetti que nos dió tanto sentimiento hecho letra. Vivo retrato del desatino, la angustia de los días más duros de exilios y dictaduras pero al mismo tiempo era ese hilo de voz suave que le escribía al amor con el mismo afán que describía la desesperanza que ilumina la esperanza. El más prolífero escritor uruguayo partió a los 88 años. Pero él se quedó aquí. Para siempre.

Chau número tres


Te dejo con tu vida
tu trabajo
tu gente
con tus puestas de sol
y tus amaneceres.

Sembrando tu confianza
te dejo junto al mundo
derrotando imposibles
segura sin seguro.

Te dejo frente al mar
descifrándote sola
sin mi pregunta a ciegas
sin mi respuesta rota.

Te dejo sin mis dudas
pobres y malheridas
sin mis inmadureces
sin mi veteranía.

Pero tampoco creas
a pie juntillas todo
no creas nunca creas
este falso abandono.

Estaré donde menos
lo esperes
por ejemplo
en un árbol añoso
de oscuros cabeceos.

Estaré en un lejano
horizonte sin horas
en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra.

Estaré repartido
en cuatro o cinco pibes
de esos que vos mirás
y enseguida te siguen.

Y ojalá pueda estar
de tu sueño en la red
esperando tus ojos
y mirándote.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Eduardo Galeano por tres.

Breves testimonios de la realidad.

::: DERECHO AL DELIRIO

[+] youtube.com

::: LOS INMIGRANTES

[+] youtube.com

::: LA HORMIGAS

[+] youtube.com

sábado, 22 de marzo de 2008

Las palabras de los otros

A veces otros dicen lo que uno siente en un determinado momento. Uno puede usar esas palabras como un pasaje secreto que nos permite caminar de una puerta que se cierra a otra que se abre o al revés. Y si uno encuentra que esas palabras son de Jorge Luis Borges por qué privarse de ese regalo íntimo.

EL AMENAZADO

Es el amor. Tendré que ocultarme o huir.
Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz.
La hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única.
¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras,
la vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó el áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas,
la serena amistad, las galerías de la biblioteca, las cosas comunes,
los hábitos, el joven amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche intemporal, el sabor del sueño?
Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo.
Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se
levanta a la voz del ave, ya se han oscurecido los que miran por las ventanas, pero la sombra no ha traído la paz.
Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo.
Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles.
Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar.
Ya los ejércitos me cercan, las hordas.
(Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.)
El nombre de una mujer me delata.
Me duele una mujer en todo el cuerpo

martes, 18 de marzo de 2008

Regla para escribir en una bitácora

“No existen más que dos reglas para escribir:
tener algo que decir y decirlo.”

Oscar Wilde

lunes, 14 de enero de 2008

martes, 8 de enero de 2008

Borges, modelo para armar

"El tiempo es la materia de la que he sido creado."
===

Hoy, el genio literato argentino por nacimiento y universal por ejercicio de la escritura, entra en la historia con una nueva cara: con la del posible visionario que anticipó Internet con su cuento La biblioteca de Babel. Borges tiene una cualidad Gardeleana: cada día escribe mejor. Borges de alguna manera se volvió un escritor perenne que siempre está por descubrirse. Que siempre tiene algo nuevo que mostrarnos a partir de las relecturas que se hacen en todo el mundo. Borges es un modelo para armar donde uno puede tomar el que más le guste. ¿Cuál Borges es el verdadero? Todos los son. Es Borges cuando dice, "La democracia es una superstición muy difundida, un abuso de la estadística"; cuando el 22 de septiembre de 1976 se reune con el dictador chileno Augusto Pinochet y pronuncia un discurso rancio y agrio "En esta época de anarquía sé que hay aquí, entre la cordillera y el mar, una patria fuerte"; es Borges cuando almuerza con el dictador argentino Jorge Rafael Videla para después arrepentirse de ambos actos en sus diarios personales y años más tarde en 1983 recibir a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Es Borges cuando se ríe y desprecia toda influencia ibérica "El tema de la envidia es muy español. Los españoles siempre están pensando en la envidia. Para decir que algo es bueno dicen: Es envidiable" para luego contradecirse y sentir orgullo por la herencia de Quevedo, Góngora y Cervantes. Es Borges el que dice "Cuando uno escribe, el lector es uno", "Creo que con el tiempo mereceremos no tener gobiernos". Es Borges cuando se ríe de no recibir el Premio Nobel “Si me lo dan este año seré uno más en la larga lista, pero, si no, me convierto en un mito escandinavo, en ese hombre que siempre se presentaba y no se lo daban y prefiero ser el mito”. Hoy al leer la noticia de su posible visión adelantada, no pude dejar de recordar una frase que tal vez Borges dejó para ser usada en esta ocasión: "Dicen que soy un gran escritor. Agradezco esa curiosa opinión, pero no la comparto. El día de mañana, algunos lúcidos la refutarán fácilmente y me tildarán de impostor o chapucero o de ambas cosas a la vez." Sin duda, Borges estaba adelantado.

jueves, 27 de diciembre de 2007

Libros si y alpargatas también

Una de las frases poco felices que la liturgia política y popular argentina nos legó, fue alpargatas si, libros no. Nunca entendí el por que del significado de esta frase que los militantes peronistas hicieron entrar en la historia. Igual tampoco hice mucho esfuerzo por entenderla y preferí retocarla y convertirla en título de esta entrada, para reseñar lo que varios colegas y amigos fueron dejando en comentarios sobre libros o autores que consideran interesantes que han leído en los últimos tiempos y que aquí comparto. Una interesante lista a tener en cuenta.

Sergio Gustavo Rabadá de espejosydragones.blogspot.com
un argentino desde España nos propone,
::] Gloria y esplendor, de Taylor Caldwell
::] La sociedad transoceánica de Alfredo Taján.
::] Una mujer difícil de John Irving.

Ramiro Alonso de elmanipulador.blogspot.com
uruguayo y desde la costa oriental del Río de la Plata sugiere,
::] Juan Gelman, como autor en general
::] Alberto Girri, también como autor en general
::] Me llamo rojo, Omar Paniuk

Carlos Valencia de Hold hands and fight
chileno y desde el otro lado de la cordillera propone
::] Amsterdam, Ian McEwan

A esta lista la podemos complementar con un pequeño listado de sugerencias que Felix Soria propone en su bitácora y que de alguna manera amplia este.

Dos ageregados personales:
La otra isla, Francisco Suniaga, Venezuela
Hugo chávez sin uniforme, Cristina Marcano y Alberto Barrera Tyszka, Venezuela

sábado, 22 de diciembre de 2007

Confieso que he leído

Nunca me fío de las críticas ni de las recomendaciones que se hacen en los suplementos culturales o literarios de los periódicos a la hora de seleccionar un libro. El método para elegir uno es más simple y arbitrario: entro en la librería y empiezo a revolver. Directo.
Y una vez allí dentro, a veces me dejo llevar por la intuición al ver la portada, al leer el primer párrafo del libro o por que alguien me recomendó al autor y de pronto tengo un texto de él ante mi. Otras tantas por que ya conocía al autor por algún canal alternativo de información (generalmente bitácoras o sitios literarios 1, 2, 3, 4). También preguntarle a los que saben: los libreros. Aún en esta era digital los libros siguen siendo una fuente de inspiración y una forma de conectar con otras ideas y en las largas esperas de aeropuertos el libro es una excelente manera de hacerlo para un lector empedernido como el que esto escribe.

Siempre he rechazo en forma visceral la superstición boba de que si eres diseñador o sociólogo debes leer libros de diseño o sociología como una forma de "validarte" como profesional y por ende leer el último grito de lo se este hablando en lo que sea la profesión que tengas para ganarte la vida, te haría "elevarte". La vida es poliédrica por suerte y se nutre de muchos ríos de saberes. Por eso esta lista de los libros que he leído en este año que se nos escurre de las manos, no responde a ningún ranking, ni pretende ser una recomendación de nada e inclusive algunos de ellos no responden a esta época. La idea sólo es compartir un poco del placer que que me dejaron algunos textos o que me aportaron algo para que otros no concuerden o descubran algún texto que no conocían. Los otros, aquellos textos que no dejaron nada o son para el olvido, para que reseñarlos. El orden es aleatorio y no representa ningún tipo de jerarquía y esta alejado lo más posible de toda presunción intelectual.


[ La sombra del viento, Carlos Ruiz Zafón ]
Con este libro si que la pase bomba. De hecho casi pierdo una vez una conexión en Lima por que no quería dejar de leer un capítulo. Es tan original en su forma, tan nutritivo y diverso en géneros que me resultó casi imposible dejar de leerlo desde el primer párrafo hasta el último. Cuando lo terminé casi que lo empiezo de nuevo.


[ Tao Te King, Lao Tse ]
Este pequeño libro es una gran fuente de inspiración para mirar las cosas desde otra perspectiva sin pretender establecer una valoración moral de ese mirar. Sólo es diferente, abarcativa y de una profunda inteligencia. Frases cortas con un significado intenso que invita a reflexionar.


[ Catedral, Raymond Carver ]
Es poco lo que se pueda decir de alguien que hizo del relato casi una reinvención con su registro en la literatura americana. Y que mejor autor si uno quiere experimentar con los textos cortos en una bitácora. Su lectura se me hace imprescindible no sólo por su originalidad sino por la tensión que logra en muchos de sus textos donde no sobra ni una palabra.


[ Los mitos de la historia Argentina 3, Felipe Pigna ]
Casi en forma automática uno pasa de la primera parte y la segunda de esta trilogía de divulgación histórica al mismo tiempo que se va perdiendo el encanto inicial con cada pasaje. Esta tercera parte, sin embargo, no deja de ser reveladora de muchos aspectos de nuestra intrincada historia.


[ Karaoke Capitalism, Jonas Ridderstråle y el Dr. Kjell Nordström ]
El mundo se volvió demasiado complejo donde está democratizada la información pero no el conocimiento. El capitalismo entre la causa y la maldición. Un libro con pasajes brillantes cuando describe a la sociedad de la información y profundiza en la crisis que provocan los nuevos paradigmas de la economía digital. Un libro que se me volvió casi imprescindible de leer y releer.


[ Antología, Camarón ]
Siempre el flamenco fue un género musical al que lo escuche de pasadita, sin profundidad. Como quién escucha algo de fondo sin mucha intensidad. Un día en una librería de Caracas este libro apareció delante de mi y no recistí a la tentación de comprarlo y adentrarme, tal vez por la ventana, a la cultura gitana. Pura poesía y alma. Ahora le presto más atención al flamenco.


[ El presente absoluto, Tomás Abraham ]
Tal vez no haya nada más relativo que hablar de lo absoluto y más si es un texto donde la autoreferencialidad es casi el protagonista excluyente del relato. La lucidez y cierto cinismo de sus intervenciones y la solidez de su argumentación, gracias a su reconocida trayectoria como filósofo, convierten a este libro, además de interesante, paradójico: no hay un abordaje de la realidad del país desde una óptica filosófica pura y dura, sino desde una opinión que no es para nada barata sino trabajada y pulida con precisión.


[ El control de la palabra, André Schiffrin ]
La concentración de medios de comunicación y de la producción cultural en Europa y los Estados Unidos se está debatiendo cada vez entre la dicotomía de la rentabilidad a cualquier precio y el achicamiento del mercado de los editores independientes. La cada vez más preocupante perdida de importantes productores de contenido se hace evidente en este texto. Un relato por momentos angustiante pero que describe el estado de la prensa y la producción editorial en general.


[ The laws of simplicity, John Maeda ]
Hay algunos libros que uno maldice con furia de por que no están traducidos al español y este es uno de ellos. Por más que uno pueda leer en inglés hacerlo en su propia lengua siempre le da otra riqueza a la lectura. Este libro puede ser de diseño, sobre tecnología o negocios. Seguro que fue pensado como un libro para procesos de diseño, pero preferí leerlo, a medida que lo hacia, como una buena manera de entender la vida moderna y su constante relación entre la complejidad interna y la simplicidad externa.


[ Poesía vertical II, Roberto Juarroz ]
Sin poesía es casi como no haber leído nada. Leerla es inventar otro significado de las cosas. Las palabras se abren a otros senderos que pueden o no bifurcarse. El mundo se hace mas leve o más pesado. A veces el abismo al que nos expone puede despojarnos del más absoluto de los sentidos.

viernes, 30 de noviembre de 2007

La poesía resistente

Es muy injusto decir que un poema es mejor que otro. La poesía no compite contra nadie y menos contra si misma. La poesía es una pasadizo que nos salva del hastío. Nos muestra nuevos paisajes en lo cotidiano o los crea donde no hay nada. Juan Gelman, que acaba de recibir el Premio Cervantes 2007, simplifica en este poema un sentimiento de compromiso militante y el amor inagotable que tenemos por este ciudad aún aquellos que no nacimos en ella pero la adoptamos como nuestra propia casa para siempre y que no te deja abandonarla nunca. Aún en los momentos más difíciles. Juan Gelman es el cuarto argentino en ganar este premio junto a Jorge Luis Borges, Ernesto Sábato y Adolfo Bioy Casares.

====

Poema Mi Buenos Aires Querido

Sentado al borde de una silla desfondada,
mareado, enfermo, casi vivo,
escribo versos previamente llorados
por la ciudad donde nací.
Hay que atraparlos, también aquí
nacieron hijos dulces míos
que entre tanto castigo te endulzan bellamente.
Hay que aprender a resistir.

Ni a irse ni a quedarse,
a resistir,
aunque es seguro
que habrá más penas y olvido.

[+] poemasde.net

domingo, 11 de noviembre de 2007

Un gran vacío

El título (The Big Empty) del último libro que Norman Mailer escribió con su hijo (John Buffalo Mailer) se carga de sentido o se completa de tal con la muerte de uno de los intelectuales americanos más importantes de estos últimos tiempos. Norman Mailer y su crítica precisa del "status quo" americano desde una posición liberal y de profunda decepción con la sociedad, deja un hueco inmenso que al tiempo le será difícil llenarlo. Junto a Tom Wolfe y Truman Capote forman un tridente que influyó (refundo) en el periodismo y la literatura. Como cambian los tiempos, Mailer debatía con Marshall McLuhan y más de una vez se cruzó con Tom Wolfe cuando este no tuvo ningún empacho en afirmar que "An American Dream" de Norman Mailer, era una copia de la trama de Crimen y castigo de Dostoievski como Wolfe recordó en una entrevista con la CNN. Hoy no hay debates ni lugar a intercambio de ideas tan intensos, que por otra parte, están ocurriendo en los sitios sociales y en las bitácoras. Norman Mailer tenía la suya donde dejó dos entradas. Le ponía el cuerpo a la escritura. Siempre lo había hecho, tanto que logró ganar dos premios Pulitzer con “La noche de las armas” en 1968 y en 1980 con "La canción del verdugo".

Aquí algunos trazos de su vida mediática:


Duración: 27:57
Norman Mailer y Marshall McLuhan debaten sobre la sociedad en 1968

/////



Portada de la revista Time, julio de 1973

/////


Duaración:05:17
Mailer y su visión de la guerra en Irak
[+] youtube.com

sábado, 29 de septiembre de 2007

Algunas urgencias explicativas

Hay una sensación recurrente; la de la literatura conectando y explicando con precisión meridiana y sin proponérselo como fin, muchas de las cosas que ocurren en este momento, ya mismo; en la urgencia del contar, del decir y de la conversación se esconden otras ideas que desconocemos. Hay una rara conexión, subjetiva, entre un texto escrito con otros sentidos y rumbos que cobran sentidos particulares con el paso del tiempo. Tal vez sea una forma auto complaciente y muy cómoda de auto explicarse; pero la relación está ahí. Latiendo, esperando tal vez a que alguien la invite a jugar en las aleatorias relaciones que el tiempo teje en su paso infinito.¿Cómo explicar hoy el por qué tener un bitácora y publicar todos los días? Faulkner ya lo explicó antes al referirse a la literatura y la urgencia que la palabra demanda: "Si usted tiene una historia para escribir y su madre se interpone entre usted y la historia, mate a su madre".

lunes, 20 de agosto de 2007

Poesía del aprendizaje

Las palabras tienen mágia. Está oculta y se deja descubrir en sus juegos de sentidos y simples profundidades. No son trucos, aunque tienen ilusión. Lo difícil no es buscar sino encontrar esos sentidos. Este texto llegó a mí por casualidad (causalidad) y hace descubrir una poetisa de calado entre las que tiene nuestro continente.

Reflexiones de Dulce María Loynaz del Castillo

He aprendido que no puedo hacer que alguien me ame,
solo convertirme en alguien a quien se puede amar. El resto depende de los otros.

He aprendido que por mucho que me preocupe por los demás,
muchos de ellos no se preocuparan por mí.

He aprendido que se pueden requerir años para requerir la confianza
y únicamente segundos para destruirla.

He aprendido que lo que verdaderamente cuenta en la vida
no son las cosas que tengo alrededor, sino las personas que tengo alrededor.

He aprendido que puedo encantar a la gente por unos 15 minutos,
después de eso necesito poder hacer mas.

He aprendido que no puedo compararme con lo mejor que hacen los demás
sino con lo mejor que puedo hacer yo.

He aprendido que lo más importante no es lo que me sucede
sino lo que hago al respecto.

He aprendido que hay cosas que puedo hacer en un instante,
y que pueden ocasionar dolor durante toda una vida.

He aprendido que es importante practicar para convertirme
en la persona que yo quiero ser.

He aprendido que es mucho mas fácil reaccionar que pensar,
y mas satisfactorio pensar que reaccionar.

He aprendido que siempre debo despedirme de las personas que amo
con palabras amorosas, podría ser la última vez que las vea.

He aprendido que puedo llegar muchísimo mas lejos de lo que pensé posible.

He aprendido que soy responsable de lo que hago
cualquiera que sea el sentimiento que tenga.

He aprendido que aprender a perdonar requiere de mucha práctica.

He aprendido que el dinero es un pésimo indicador del valor de algo o alguien.

He aprendido que con los amigos podemos hacer cualquier cosa
o no hacer nada y tener el mejor de los momentos.

He aprendido que a veces las personas que creo me van a patear
cuando estoy caído son aquellas que me ayudan a levantar, y aquellas que creo
que me van a levantar son las que me patean.

He aprendido que en muchos momentos tengo el derecho de estar enojado,
más no el derecho de ser cruel.

He aprendido que el verdadero amor y la verdadera amistad continúan
creciendo a pesar de las distancias.

He aprendido que simplemente porque alguien no me ama
de la misma manera en que yo quisiera no significa que no me ame a su manera.

He aprendido que no siempre es suficiente ser perdonado por los otros,
a veces tengo que perdonarme a mi mismo.

He aprendido que por más fuerte que sea mi duelo el mundo
no se detiene por mi dolor.

He aprendido que mientras mis antecedentes y circunstancias puedan
haber influenciado en lo que soy, yo soy responsable de lo que llego a ser.

He aprendido que porque dos personas discutan no significa que no se aman,
y simplemente porque dos personas no discutan no significa que se amen.

He aprendido que no tengo que cambiar de amigos,
si comprendo que los amigos cambian.

He aprendido que dos personas pueden mirar la misma cosa
y ver algo totalmente diferente.

He aprendido que hay muchas maneras de enamorarse y permanecer enamorado.

He aprendido que la madurez tiene mas que ver con las experiencias que he tenido
y aquello que he aprendido de ellas, que con el numero de años cumplidos.

He aprendido que nunca debo decirle a un niño que sus sueños son tontos,
pocas cosas son tan humillantes y que tragedia seria si lo creyera.

He aprendido que por bueno que sea el buen amigo, tarde o temprano
me voy a sentir lastimado por el y debo saber perdonarlo por ello.

He aprendido que sin importar las circunstancias, cuando soy honesto
conmigo llego mas lejos en la vida.

He aprendido que muchas cosas pueden ser generadas por la mente, el
truco es el autodominio.

He aprendido que aun cuando pienso que no puedo dar más,
cuando un amigo pide ayuda, logro encontrar la fuerza para ayudarlo.

He aprendido que tanto escribir como hablar alivia los dolores emocionales.

He aprendido que el paradigma en que vivo no es la única opción que tengo.

He aprendido que los títulos sobre la pared no nos convierten en seres humanos decentes.

He aprendido que las personas mueren demasiado pronto.

He aprendido que aunque la palabra amor pueda tener diferentes significados,
pierde su valor cuando se usa con ligereza.

He aprendido que si no controlo mis actitudes, ellas me controlan a mí.

He aprendido que por apasionada que sea una relación en un principio,
la pasión se desvanece y algo más debe tomar su lugar.

He aprendido que los héroes son las personas que hacen aquello de lo
que estén convencidos, a pesar de las consecuencias.

He aprendido que es muy difícil determinar donde fijar el limite
entre no herir los sentimientos de los demás y defender lo que creo.

He aprendido que........Debo seguir aprendiendo.

EN CADA GRANO DE ARENA HAY UN DERRUMBAMIENTO DE MONTANA.

+ sobre Dulce María Loynaz, pulsar aquí

sábado, 28 de julio de 2007

Poesía en la blogósfera



Aventura


Creciendo en el remedio del romero
que hace llagas-joyas en las manos...

Yo no quiero sentarme a tu mesa
de barro definitivo ni ser profeta.
Yo no quiero ser nada, excepto
ser vivido por la vida como una aventura.
Yo no quiero sufrir más.
Yo no quiero dependencia.
Quiero la playa de pestañas
de la mujer dorada sobre el cemento
de mis brazos rotos
y la luz sin soledad
de la ausencia del láudano.
Dormir en su vientre y respirar muerte de río
en el fondo del mar sin submarino.
Hipocampo de tatuaje,
dame tú un descanso de mí,
y déjame ser vivido por la vida
como una aventura.

+ diario de javier corcobado

domingo, 22 de julio de 2007

La subjetividad del tiempo

Este vídeo sobre y con Julio Cortazar como protagonista, me pareció la mejor definición de lo que es una bitácora. Ideas aleatorias y asociativas.


Duración: 03:00

+ youtube.com