Mostrando las entradas con la etiqueta periodismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta periodismo. Mostrar todas las entradas

sábado, 29 de diciembre de 2012

Y dale con la objetividad y el dragón verde

El otro día haciendo zapping, deporte poco placentero que sólo potencia la sensación de por qué carajo uno paga un abono para ver fragmentos de la nada o lo que es peor aún no ver nada, y me encontré con una entrevista que el periodista argentino Juan Pablo Varsky en el programa o ciclo de entrevistas llamado El Péndulo por Canal á le hacía al Jefe de redacción del diario argentino La Nación, Héctor D'amico

En el ciclo fueron entrevistados varias personalidades mediáticas y donde el tema central era, es, por supuesto, el periodismo y los medios. Aquí hay una lista de vídeos de esas entrevistas y de la que sólo miré la que le hiciera Varsky a Beatriz Sarlo. Me estaba durmiendo sin pausa y a toda prisa (con la entrevista a D'amico) ya que no había tensión en la entrevista, ni había un contrapunto, ni había un debate (como mi amiga Valeria me comentó que si lo hubo en la entrevista al Editor General de Clarín, Ricardo Kirchbaun y que me perdí y que aún no miré). Era una entrevista, la de D'amico, de las tantas que se pueden ver en la tele, digamos inocua. Era un devenir más o menos previsible, preguntas y respuestas confortables. Y todo bien, no hay pecado en esto, sólo que me estaba durmiendo y aburriendo y no se que fue lo primero, tal vez lo mismo que le este pasando a usted con este texto; aguante ya falta poco.


Hasta que en un momento me desperté cuando D'amico cuestionaba, según él, que en la Universidad de La Plata se estaría poniendo en duda la objetividad periodística bajo una especie de "lema" (esta calificación la colocó e interepto yo, no lo dijo él) "la objetividad no existe", ahora si según las palabras de D'amico algo alarmado. Justo ahí me desperté de la modorra televisiva y me senté en el sillón y dije, ahora viene lo bueno. Y lo bueno hubiera sido un intercambio de ideas, de impresiones, de subjetividades diologísticas, por que al fin y al cabo somos sujestos, no objetos o que al menos habría una ampliación del concepto de la objetividad o no objetividad, pero no, la cosa quedó ahí. En una intención o enunciado efímero y poco claro y algo alarmante de parte del entrevistado. Quedó en un amague corto al mejor estilo Kun Agüero. Y me pregunté, antes ya de dormirme en forma definitiva, ¿Pero no sería éste un gran tema a debatir, la de la objetividad periodística o la neutralidad de los medios y su supuesta o no existencia? Ya lo he dicho varias veces y escrito, no creo en la neutralidad mediática; un diario, por ejemplo, es una forma de ver el mundo y desde ahí lo que interesa es la honestidad de esa mirada de hecho, y sospecho que al igual que muchas personas, leo La Nación por que es liberal (como el propio D'amico ausme en el vídeo) y Página 12 por que está del otro lado del espectro ideológico y lo mismo con los diarios económicos Ámbito Financiero y El Cronista Comercial que tienen miradas económicas si bien no opuestas si las tienen matizadas. Después de todo la libertad de expresión y de pensamiento se defiende ejerciéndola leyendo aquello que aporta algo por más que incluso no se esté de acuerdo con lo publicado. Si alguien conoce otra forma de ejercer esa libertad de lectura y pensamiento que me anoticie por favor.

Y una mirada, por ejemplo, sobre la deuda pública de Argentina puede tener por caso que La Nación, entre comille la palabra fondos buitres y Página 12 la escriba sin medias tintas. ¿Dónde está la neutralidad o la objetividad en esto, llamarlos hedge fund, fondos de coberturas, fondos libres o especulativos?, ¿Puede haber o existir una mirada separada de las ideas, visiones subjetivas en la selección de las noticias que se presentan a las audiencias?, ¿Es la realidad aquello que presentan los medios?, ¿Se puede tener una sola mirada abarcativa, definitiva y única de la "denominada realidad objetiva"?, ¿En dónde se haría el corte de esa realidad?, ¿Es lo mismo titular que una innundación dejó cinco mil millones de dólares en daños a que dejó a cinco millones de personas sin hogar?, ¿Qué es más "objetivo" el dinero o las personas ante el mismo hecho y con datos reales en ambos casos?, ¿Por qué se puede discutir el papel de todo y de todos en una sociedad democrática y no el de los medios?, ¿Por qué hay una sobreactuación ante la más mínima crítica a un medio de información?, ¿Es un medio el defensor inmaculado de los intereses ciudadanos y democráticos de una sociedad?, ¿Debe ocupar un medio ese lugar político? y ¿Tendría la amplitud ideológica para hacerlo aún contra los intereses económicos de la empresa que lo sostiene? y ¿Tendría la generosidad de defender, llegado el caso, a quienes no piensan de acuerdo a ese medio?, ¿Y cuándo los intereses económicos de una empresa informativa van a contramano de los intereses de la mayoría de los ciudadanos?, ¿Se puede ser un defensor de la libertad de prensa con cierta estatura moral mientras se mantiene la cuota accionaria y se sigue siendo socio del estado y del gobierno de turno en una empresa que fabrica, por ejemplo, papel para periódicos?, ¿O cuando sus dueño son bancos relacionados a quiebres fraudulentos?, ¿La labor periodística de "fiscalización" o límite al poder funciona igual cuando el medio o la empresa es parte del poder económico y político de un país? Se podrían sumar preguntas hasta el infinito. Y se podrían ensayar miles de respuestas a cada una. Se sabe que las preguntas son más interesantes por que tienen el don de la incomodidad y aquí dejo un listado de enlaces que hablan de la objetividad o de los dragones verdes para ampliar la mirada con otras voces y sobre todo que estas estan más allá o más aca de la Universidad de La Plata.

::: Enlaces:
 
[ /// ] Miguel Ángel Bastenier, sin falsa modestia, fundacion-eluniverso.org
[ /// ] La objetividad periodística: Utopía y realidad, comunica.org
[ /// ] ¿Existe la objetividad periodística?, argenpress.info
[ /// ] El mito de la objetividad periodística, tiscar.com
[ /// ] ¿Qué son la objetividad y la subjetividad?, cibercorresponsales.org
[ /// ] La objetividad periodística y sus trampas, 80grados.net
[ /// ] La objetividad: ¿imposible? Digamos más bien indeseable, unav.es
[ /// ] La verdad para el periodista, objetividadperiodistica.blogspot.com.ar
[ /// ] La crisis de la prensa: análisis del pesimismo, fronterad.com
[ /// ] Relatório recomenda lei de imprensa para o Reino Unido, cartacapital.com.br
[ /// ] Contra el negocio de fabricar noticias, por Karl Kraus, elpuercoespin.com.ar

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Fuentes públicas

Estamos acostumbrados -demasiadao a mi gusto- a recibir datos o información que es pública, "procesada" o "elaborada" pensando que esa información no es de acceso libre y gratuito cuando es todo lo contrario. Hoy la mayoría de las fuentes son públicas o las que no lo son en su totalidad, tienen una parte que si lo es. Incluso algunas la publican en español. Aquí dejo un listado de fuentes públicas de las cuales cada uno puede sacar información estadística de países, regiones, compararlas o contrastarlas con las que uno quiera. Hay muchas más que éstas por supuesto.

::: PNUD
Indicadores Internacionales sobre Desarrollo Humano
Cuadros en tiempo real
http://hdr.undp.org/en/data/trends/

Listado por países
http://hdrstats.undp.org/es/indicadores/103106.html

::: Banco Mundial
Indice de GINI
http://datos.bancomundial.org/indicador/SI.POV.GINI

::: Fondo Monetario Internacional
Indices por región o países
http://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2012/01/weodata/weoselagr.aspx

::: CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe)
Centro de prensa
http://www.cepal.org/prensa/

::: OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico)
Estadísticas
http://www.oecd.org/centrodemexico/estadisticas/

::: ONU
Centro de prensa
http://www.un.org/es/pressreleases/

UNDATA, servicio de búsqueda de información de la ONU
http://data.un.org/

martes, 7 de junio de 2011

Todos contra todos

No se por que pero este viejo vídeo animado del 2008, me parece que representa lo que se ve hoy en Argentina con la pelea que recién ¿empieza? entre medios contra medios, periodistas contra periodistas que da suma cero, es decir no gana nadie, pierden todos o los que ganan no son precisamente los que ponen el pecho en esa guerra inútil y que lo único que logra en algún punto es debilitar el debate público de los temas vaciándolo de contenido real y concreto.

viernes, 6 de mayo de 2011

Spam Twitero

Los Twiteos y retwiteos sobre las 40 ideas infalibles para estar en las redes sociales, las 237 cosas que hay que tener en cuenta para hacer periodismo usando Twitter, las 14765 formas de utilizar las redes sociales, y siguen los twits por el estilo, se han convertido en una especie de "spam twitero" que cada día surcan el cielo patrio del breve twiter que supimos conseguir. No entiendo por qué hay que edificar esa, a esta altura, neurótica sensación de la imprescindibilidad de la herramienta. O mejor escrito, lo entiendo, pero ya estuvo bien no?, ¿No ves que ya no somos chiquitos? Ya entendimos, ok? Escribir algo con sentido en 140 caracteres es una tarea sudorosa, para que mal gastar la brevedad del acontecimiento en lecciones de dudosa edificación que el oceánico río Twitter se lo llevará para siempre hacia algún rincón extraño de la red congelándolo en el olvido digital eterno. Mejor que la correntada nos traiga un poco de sorpresa. No es mucho pedir después de todo.

jueves, 5 de mayo de 2011

Los diarios populares en Argentina (artículo en proceso)

Hace días que varios amigos me enviaron algunos correos electrónicos para saber mi opinión o que pensaba de la prensa popular de Argentina. Luego me pidieron un artículo desde un medio especializado de los Estados Unidos sobre el mismo tema. Al principio no entendía mucho por que tanta insistencia con este tema en particular. Me encontraba de viaje fuera de Argentina y
tenía toda mi atención puesta en otros temas de diseño y comunicación. Al llegar a la Argentina comprendí el por qué de tanto agite. Salieron el mismo 2 de mayo dos nuevos diarios denominados populares. Uno del Grupo Clarín, llamado Muy y el otro de la Editorial Perfil, llamado Libre. Prefiero dejar aquí en mi bitácora personal mis ideas y no hacer que corran sólo por el ámbito privado y aprovchar también para publicar a modo de anticipo lo que tal vez saldrá en inglés dentro de un tiempo. Aún no tiene título, aún le faltan datos por buscar y ampliar, pero aquí van las primeras líneas.

====

Casi siempre hay una relación directa entre la marcha de la economía y el crecimiento de ventas de la prensa impresa. Es decir si hay crecimiento económico, casi siempre suben las tiradas y las ventas de los diarios y cuando las crisis se hacen presente, las ventas y tiradas de los diarios sufren caídas. Ni hablar si, a la crisis económica, se le suma que estamos en medio de un cambio cultural profundo y definitivo como es el de la masificación de los medios digitales. Miremos algunas cifras de esta relación que intento explicar:

Año 2007. La economía Argentina estaba en crecimiento y la venta de diarios impresos creció en general el 7% y en la India, otra economía en crecimiento por aquellos años, la venta de ejemplares aumentó el 11,7%. Mientras que en este mismo año en los países desarrollados la crisis no aún estaba en su punto máximo pero empezaba a golpear y sumado a que el avance de los medios digitales era imparable, las cifras de ventas eran al contrario de lo que pasaba en nuestro continente: En Australia la venta de periódicos caía 5,3%, en Estados Unidos descendía un poco más del 3%, en Reino Unido la ventas también caían el 3,46% y en La Unión Europea el descenso en las ventas fue en promedio del 2,37%. En España las ventas de periódicos crecieron casi nada, un menos que tímido 0,29%. Todos datos de mercado, tanto de Argentina, como del resto de los países nombrados aquí, que fueron divulgados en su momento por la Word Association of Newspaper

Y siguen los datos de la WAN. Año 2008. Plena crisis en los países desarrollados y en Latinoamérica, que aún no estaba sacudiéndose del todo por la crisis, la venta en general de diarios creció el 2,7%.

Creo que la relación entre el desenvolvimiento de la economía en general y el aumento tenue, tímido, o como lo queramos llamar, de las ventas de diarios impresos queda al menos explicada en esta relación de datos. Y creo algo mas: a mayor crecimiento económico y alfabetización mayor venta de diarios impresos y a más Internet también menos ventas de diarios impresos y este último caso creo que ocurre al borronearse uno de los valores fundantes de un diario impreso: el de ser un buen vehículo transmisor de los hechos y el conocimiento y que hoy ese papel lo cumplen los medios digitales con mucha mayor rapidez y eficiencia. Aunque siga siendo muy costoso en Latinoamérica ingresar al mundo de la aldea global del conocimiento en línea: tanto un abono mensual de banda ancha como una computadora siguen siendo caros para la mayoría aún cuando Chile o Argentina tengan altos niveles de conectividad por habitante, en cambio comprar todo los días un diario impreso sigue siendo relativamente barato y en algunos países como Argentina el índice de lectura o de consumo de productos culturales, en relación a otros países del continente, sigue siendo aceptable aunque más bajo que en otros tiempos.

Es claro que si la economía crece y se recompone o crece el mercado de consumo incorporando nuevos ciudadanos que ven, sienten y palpan una mejora en su situación económica por años deprimida o sin mejorar, lo primero que ocurre es un aumento del consumo de todo tipo de productos, sobre todo en las clases populares y esto según una especie de consenso unánime entre todas las corrientes económicas que se puedan consultar al respecto. Y en esto están incluidos los diarios impresos. El ejemplo de Brasil con la nueva clase media, la denominada clase c ascendente, es muy esclarecedor al respecto y en alguna medida algo parecido ocurre en Argentina, aunque atenuado o limitado por el aumento también de la inflación y de la relativa falta de inversión privada para aumentar la oferta, todo esto en el caso de nuestro país para que no se mal interprete.

Mas allá de la inflación si hay dos nuevos diarios denominados populares, a los dos ya existentes, y si hacemos un análisis y valoración política de como evolucionó la economía Argentina vemos que de hecho en los años 2001 y 2002, se marchaba por las calles para pedir planes sociales y hoy se plantea que los trabajadores no pagen impuesto a las ganancias o se discuta el reparto de ganancias en las empresa, es claro que ha habido una cambio económico, al menos significativo en la composición del mercado, con todo lo relativo que pueda ser esta afirmación. Si esta nueva composición de mercado no estaría de alguna manera reflejada en la economía, imagino que Grupo Clarín y la Editorial Perfil no se empecinan en volcar al mercado este tipo de publicaciones. Aunque empiecen a verse algunas roces por la superposición de intereses entre ser editor o impresor de diarios al mismo tiempo que puede dar lugar a otras intepretaciones.

Ahora bien, dicho todo esto, resulta llamativo que la prensa popular de Argentina diste de serlo en realidad. Y no me refiero a sus coberturas y agenda periodística que son muy discutible si son o no populares, ni tampoco a si el parecido/semejanza/plagio/homenaje/copia/robo/inspiración desmedida del logotipo del diario Libre con respecto al de Liberatión tiene algún sentido entre si (¿se vienen los populares existencialistas?) sino por el siguiente aspecto: para ser popular se requiere, desde el punto de vista de la distribución, alcanzar grandes volúmenes de ventas ya que no esta basado el modelo de negocio, al menos al principio, en venta de publicidad, por ende y por ejemplo la prensa popular inglesa alcanza o alcanzaba a vender millones de ejemplares por día y esto esta en coherente relación con su historia y fundación en la denominada penny press o prensa del centavo, es decir que era y sigue siendo en Reino Unido por precio y circulación una prensa popular y lo mismo ocurre en varios países de Latinoamamérica donde los diarios populares lo son en toda su cabal dimensión, por ejemplo el diario Dez Minutos de Brasil, cuesta 50 centavos de real (tomando el cambio a 2,45 pesos por real, daría 1,22 Pesos Argentinos) y vende todos los días 120 mil ejemplares en la ciudad de Manaos. La alta circulación es la piedra basal de la prensa denominada popular.

En Argentina el modelo de distribución arcáico, o mejor escrito, decimonónico no permite la relación de altos volúmenes de venta a bajo precio sino que se prefiere o impone la relación de menor venta a un mayor precio: el diario Muy y el diario Libre cuestan ambos $2,50 y el diario Clarín cuesta en promedio $3,25, o los populares son caros o Clarín es barato. Todo esto da por resultado una prensa que parece popular pero que esta lejos de serlo. Más aún si se recuerda que el diario Crónica, un diario cuyo adn popular es indiscutible, llegó a vender en la década del 70, nada menos que 700.000 ejemplares en tres ediciones diarias.

viernes, 29 de abril de 2011

De sur a norte

La información es también una red. La realidad tiene muchas formas de contarse, no una sola. En un mundo cambiante, una agencia enfocada en la información sobre derechos humanos hace su aparición en la red con voz propia y la vocación de sumar la de un continente para volver a algunas ideas que sea hace necesario encontrar: romper los corsés, volver a contar historias mirándolas de todo los lados posibles, dar y suamr voces, abrir espacios, nuvas ventanas. otramerica.com es una mezcla empática entre rigor profesional y periodismo ciudadano.

[+] info sobre el proyecto en garcia-media.com.ar/blog
[+] visitar
otramerica.com

sábado, 9 de abril de 2011

Pensar la información

Dos artículos imperdibles para pensar y mucho sobre la realidad informativa de Argentina y del mundo. En el debate de ideas, en ese sudor arduo y álgido, en la construcción de una mirada propia que se pueda tener sobre el estado de la información, se pueden crear otras y nuevas miradas. Nacen otros grises y matices. Como siempre no estoy del todo de acuerdo con los conceptos de los artículos que muchas veces propongo para leer desde esta bitácora (y este es uno de los casos) pero al mismo tiempo las miradas lúcidas y polifónicas son las necesarias y hay una urgencia por amplificar. No hay una sola forma de ver el mundo. Lo importante es tener la propia bien nutrida, orgánica, honesta. Tal vez un buen antídoto contra fascismos variopintos.

::: Por un periodismo no fascista, Tomas Abraham
::: Deseo de catástrofe, Tomas Abraham

sábado, 2 de abril de 2011

Los diarios, impresos, nunca son neutrales

Y creo que nunca deben serlo. No serían diarios, serían otro medio. Le guste a quién le guste. Esta entrada nace de unos días de intenso debate en otros ámbitos profesionales argentinos en los cuales me sorprendió por momentos la virulencia de la intolerancia ante el debate de ideas, ante la presentación de diferentes miradas o posiciones no necesariamente opuestas sobre un mismo tema, en un caso tipografía, medios e ideología en otro sobre coberturas peridísticas. ambos en foros distintos. La descalificación siempre tan sutil y obvia al mismo tiempo sobrevuela muchas argumentaciones en los medios, redes sociales, foros o grupos de discusión profesional. Pero me llamó la atención como el tema ideológico mediático generó una urticaria para mi tan inusitada como sorprendente. ¿Cuál es el problema moral de ser un medio de izquierda o de derecha en el sistema democrático?, ¿Cuál es el problema o pecado que hay que punir por el hecho de pensar distinto al poder político, económico o mediático sean del lado que sean estos poderes?

Si, los medios impresos, sobre todo los diarios, nacen con un alto componente ideológico más liberal, más conservador, con inclinaciones más a la derecha o más a la izquierda, pero posición ideológica, política y cultural al fin. Y más política que cultural, coincido con en esto con Miguel Angel Bastenier. ¿Y esto es malo o bueno?. Nada de eso, y desde mi perspectiva creo que es absolutamente necesario que sean así. Lo he escrito y dicho miles de millones de veces: un diario es una forma de ver el mundo y esa forma es diferente a como la ve por ejemplo Liberation de como la ve Le Figaro. Ambas legítimas. AMBAS, no una por sobre la otra. En Argentina sería lo mismo si uno lee Página 12 o La Nación. Pero la legitimidad de las miradas sobre el mundo, no es el punto sino la honestidad de esa mirada y la calidad de la praxis profesional que se vuelca en esa mirada y la edifica. No soy ingenuo, está más que claro cuando, a ambos lados de esa forma de ver el mundo, no se hace en forma honesta ni mucho menos con la calidad profesional esperada. Intuyo que los lectores, que no son tontos, se han dado cuenta. Y si nos basamos en los reiterados informes de baja de ventas de periódicos impresos no sólo en Latinoamérica sino en el mundo y aún con los matices de cada mercado creo que es más que evidente que se dieron cuenta. Y decidieron tomar cartas en el asunto y ahora interactúan ellos mismo en las redes sociales, foros y demás espacios que se fueron abriendo. Que lo hagan bien o mal o los temas que traten sean del agrado de los medios, es otra discusión pero están ahí y no leyendo los diarios impresos y no creo que sea a esta altura una cuestión de soporte, es decir no los leerán en digital de gratis o de pago si no hay un cambio profundo al mismo nivel que se ve en lo político, económico y social que hay en la mayoría de los países de Latinoamérica en este momento más allá de los gobiernos y su grosor político ideológico. Cuando me refiero a que no los leerán me refiero a considerarlos fuente creíble. Los pueden leer pero no les creerán. Fatal para un diario en el soporte que sea. Pero creo que la culpa es de ellos mismos, nadie es creíble en si mismo sino por delegación y esa confianza se quita con mucha rapidez y no se devuelve con la misma rapidez.

Estoy convencido de que (y aún a costa de sonar canónico) en parte esa pérdida de influencia social por la consecuente baja de venta es por algún tipo de renunciamiento a defender en forma honesta las ideas que sustentaron en algún momento de su historia y ese renunciamiento se evidencia en la no articulación de debates públicos de ningún tipo que no estén alineado o no vayan más allá de los intereses del poder en general y de las propias empresas periodísticas en particular. Además de las malas praxis profesionales que se suman a esto. Lo curioso del caso es que en la red de redes pasa todo lo contrario. En la red se cuestiona al poder y se ve a los medios como parte de ese poder y lo curioso es que sin asumir en la mayoría de los casos el debate que propone determinado poder, los usuarios no le tienen miedo. Miremos lo que pasó en Egipto. Se vio también con lo de Wikileaks, mientras lo diarios hacían un esfuerzo titánico para publicar el último cable, en muchos sitios de la red se cuestionaba la bueno o malo de Wikileaks, se dudaba incluso de su utilidad en el futuro, algunos lo defendían, otros dudaban si lo que salió a la luz era en realidad la confirmación de prácticas de la diplomacia americana que de alguna manera ya se tenía conocimiento. Al menos no leí en diarios latinos casi nada de esos enfoques.

Hoy en las portadas de la mayoría de los diarios sólo vemos el discurso de los poderes que se pelean entre sí mismos, incluido el de las propias empresas periodisticas, pero discursos ciuduadanos y de construcción de un sistema político viable, sustentable, democrático, nones. Lo peor de todo es que en esa pelea siempre nos jodemos los lectros y los ciudadanos.
Ni hablar sobre las coberturas que se hacen de los temas relacionados a la juventud (siempre bajo el enfoque de los problemas, nunca desde del de los dilemas). Con esos enfoques, sólo el de los problemas, seguro que los jóvenes volverán a conectar con los diarios impresos. No se trata de no hablar de problemas, pero dejar siempre la misma fotografía de la juventud, así la están pagando los diarios impresos. Cuando en lugar de articular una mirada propia, articulan la mirada de los poderes fundiéndose con ellos, muestran una lucha que en realidad es un vacio, al menos en el caso argentino, de un discurso opositor político serio. y ante esto, el poder no tiene nada mejor que pelearse con los medios por que el poder también necesita autoreferenciarse en un oponente que no deberían ser los medios, sino la oposición política con ideas y discurso político serio ausente en la Argentina de hoy.

En muchos casos la línea que separa la evolución de una empresa periodística convertida en un grupo económico en Argentina, Estados Unidos, Chile o donde se quiera, choca de frente y sin frenos con los intereses de la mayoría de los ciudadanos comunes y si a esto se le suma que la división entre poder político y fáctico en muchas casos es muy difusa, como se ve día a día en nuestro continente, la cosa se hace mas resbaladiza y peligrosa, sobre todo cuando vemos medios vociferando independencia y al mismo tiempo inmolarse en plaza pública por que un gobierno no les da pauta oficial. ¿Cuál es el valor de la independencia o en que términos la medimos?

En todo esto además también influye el no haber podido adaptarse del todo a los cambios políticos y a no entender el fenómeno de las redes sociales y el cambio de paradigma social que impone la masificación de la red de redes. Ante esto último sólo se le hecho la culpa a Internet de todo mal y la gratuidad que trajo en los contenidos y a todo otro cristo joven que no lee más diarios impreso. Mal. Grosero error. Los diarios no deben ser neutrales pero hoy vemos una foto ambigua y muy extraña en la que los diarios se presentan como seudos neutrales en Argentina, cuando no lo son por definición y la supuesta neutralidad que autoedifican, parapetada en la libertad de prensa, es tán volátil por que en lugar de ideas que la sustenten en un discurso público y sobre todo socialmente aceptado como un valor común, se mueve por intereses casi siempre económicos y políticos coyunturales y que las crisis económicas pasadas a su vez, van dejando como lastre en la industria.

jueves, 17 de marzo de 2011

Doble moral bloguera

He tardado días en escribir esta entrada. Y no por incapacidad sino para intentar entender algunos silencios que de pronto hay en la blogósfera española. Fue en vano e inútil la espera, por que sigo sin entender. El silencio de la prensa tradicional no me sorprende. Sinceramente. Pero que los colegas blogeros hayan hecho oídos sordos y mirado para otro costado con lo que ocurrió con los periodistas españoles expulsados por el gobierno de Panamá. No tiene para mi, ninguna explicación. Absolutamente ninguna. Incluso muchas veces hemos leído entradas interminables rasgándose las vestiduras y pataleando como niños ricos mal criados ante cualquier ataque a la libertad de empresa, perdón de prensa, en países que muchas veces ni pisaron ni entienden ni se toman el trabajo de entender. Cada cual publica lo que cree oportuno, interesante o se le da la reverenda gana publicar, esto esta fuera de toda discusión, pero resulta que ante cualquier ataque a un periodista en un país como por ejemplo, Venezuela (gobierno que no es santo de mi devosión ni lo será), Irán (régimen con el que no comulgo en lo más mínimo), Bolivia, Ecuador, Egipto (gobiernos con los que no comparto la más mínima admiración) no alcanzan las voces de repudio desde el confort de donde se esté, pero siempre lejos de los hechos, y se escriben interminables prosas sobre el estado de situación y donde iremos a parar madre santa.

¿Cuál es la doble moral o vara con la que se miden los valores de la libertad de expresión en la blogósfera? ¿Hay países o gobiernos más o menos criticables según se muevan los intereses económicos españoles?, ¿Hay gobiernos que son más "sexys" y sobre todo fáciles para criticar que otros? o ¿Dan más twiteos o acumulan más manitos arriba de me gusta en Facebook?, ¿Donde quedó esa supuesta militancia por la libertad?. Que yo sepa, la libertad es un valor absoluto, no relativo. Es decir no puede haber más o menos libertad de expresión o la hay o no la hay. Cuando ocurrieron las cosas en Panamá fue tema de portada del sitio de Reporteros sin Fronteras, ¿se necesita algo más?

Si algo tenía, y espero siga teniendo, la blogósfera era precisamente esa podibilidad de abrir nuevas ventanas, miradas,voces y enfoques aportando riqueza al debate de lo que sea, incluso entre opiniones encontradas. Pero algunos silencios, que se me antojan indiferentes, son el peor de los recursos por que si algo nunca fue la blogósfera fue ser un cementerio. vamos a ser claros: las garantías a un debido proceso, legítima defensa y a la integridad personal, no se negocian nunca y este es el punto, lo demás es anécdota.

Algunos silencios, estos silencios
El peor viaje
Nuevas detenciones de periodistas y activistas en Panamá

miércoles, 23 de febrero de 2011

Cumbre Mundial de diseño de Prensa

Y puede ser en Queretaro, Puebla o San Miguel o alguna otra ciudad de México sea tal vez la que en el próximo mes de Junio reciba a este evento que ya se venía realizándo años antes en España en la ciudad de Estepona. La Cumbre Mundial de Diseño de Prensa, organizada por el colega Guillermo Gómez Hill, tiene una rica historia en esto de reunir a los más destacados profesionales de lo medios de comunicación de habla hispana tanto consultores como aquellos que trabajan dentro de las empresas periodísticas. En cuanto Guillermo confirme la sede y los detalles finales los publicaré aquí.

Y así esta el mundo, según RSF

El reporte anual de 2010 de Reporteros sin fronteras deja un mapa del mundo en relación a la libertad de prensa entre esperado y esclarecedor. Sobre todo esclarecedor ante la situación de la prensa en Latinoamérica donde sin llegar a los niveles de otras latitudes donde la censura y las dificultades para hacer periodismo son en extremo peligrosa, al mismo tiempo ningún país latino, según RSF, alcanza los niveles más altos de libertad de prensa que logran por ejemplo: Islandia o Alemania por nombrar algunos.

En la tabla de valoración que RSF hace de los países sudamericanos, Argentina junto a Chile, Uruguay, Paraguay, Suriname y la Guayana Francesa, están al tope de la tabla con una situación Satisfactoria (color amarillo en el mapa mundi), el mismo nivel que tienen Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, España, Japón y Australia entre otros. Bolivia, Brasil, Perú, Ecuador y Guyana, están un escalón más abajo con una situación donde se han reportado problemas (color naranja). Cierran la tabla, con la peor calificación que aplica RSF en Sudamaerica, están Colombia y Venezuela (color rojo) donde se reporta una situación problemática para ejercer el periodismo y la libertad de prensa.

Más allá de estas valoraciones que son siempre discutibles, me resulta más que llamativo que China tenga la misma valoración que Colombia y Venezuela en lo referido a la libertad de prensa (en algún punto me parece que es insostenible la valoración que se hace de China) y al mismo tiempo se vuelve muy relativo la valoración que hizo de Egipto y que es la misma que tienen estos países. Si bien los acontecimientos de censura y de control de la prensa ante la revuelta que terminó con la dictadura de Mubarak ocurrieron en el 2011, no son una expresión aislada o que no existía en el 2010.

Toda clarificación es discutible y hasta cuestionable, en este caso RSF y aún con lo apuntado más arriba, muestra un panorama en Latinoamérica que ha empeorado con respecto a 2009, con el cambio de valoración de Ecuador de situación satisfactoria a con reportes de problemas (es decir de amarillo a naranja) y de Venezuela de situación con problemas (naranja) a situación difícil (color rojo).



En la página 59 del informe anual de RSF, registra el incidente que sufrió mi amigo y periodista español Francisco Gómez Nadal con las autoridades del gobierno de Panamá en un proceso poco claro de amedrentamiento y retención irregular de pasaporte, por sus opiniones y duras críticas hacia el gobierno y su activismo junto a las comunidades indígenas de ese país. Se sabe que la intolerancia a las críticas y a las opiniones diferentes en nuestro continente aún encuentran en algunos gobiernos de todo signo y color un campo fértil de desarrollo. Latinoamérica hace rato que dejó de ser aquel contineinte plagado de dictaduras títeres y gobiernos autoritarios, pero al parecer algunos poderosos no se han enterado todavía de que ese cambio es irreversible y que no sólo es una bonita declaración de principios de la boca para afuera: la democracia y el respeto a los derechos humanos hay que ejercerlos en los actos.

sábado, 5 de febrero de 2011

Una entrevista para la ESDi por Gabriel Podestá

“SÍ, SEGUIMOS DISEÑANDO PARA MEDIOS EN PAPEL. PERO ... AUNQUE EL CLIENTE NO LO PIDA, EL PRODUCTO TERMINARÁ EN UN MEDIO DIGITAL”

[+] publicidadesdi.blogspot.com

martes, 1 de febrero de 2011

Imágenes de un día agitado

Algo cambió para siempre en el bioritmo informativo: las audiencias mandan no sólo en las calles y no hay censura que detenga un proceso político. Nadie esta inmune al cambio. Además: Alquímia informativa y Radar de enlaces.

[+] garcia-media.com.ar/blog

lunes, 31 de enero de 2011

Esas fotos, esos títulos

Testigos de la historia y su registro. Las portadas de los diarios y sus necesarias apuestas informativas. Una foto que dice mucho, títulos que dicen aún más con simples comillas sobre una situación compleja. Además: Radar de enlaces.

[+] garcia-media.com.ar/blog

martes, 18 de enero de 2011

La censura también es violencia

¿Cuál es la mejor forma de terminar con la violencia? Censurando o restringiendo, un nada feliz eufemismo, la difusión de hechos policiales violentos en la ciudad de Bahía y en el estado brasileño del mismo nombre. La seguridad pública no mejorará sin información y tal vez si con la posibilidad de acceso a ella. (fuente: knightcenter.utexas.edu)

domingo, 12 de diciembre de 2010

Otras voces norteamericanas sobre el escándalo desatado por WiliLeaks

Una de las miradas más lúcidas e interesantes sobre las noticias es sin duda DemocracyNow cuya voz y cara más visible y famosa es la periodista Any Goodman. DemocracyNow es un sitio de noticias con un alto contenido de análisis y valoración critica y que no deja tema por tocar. En este caso propone un debate interesante sobre WikiLeaks con opiniones valientes que en forma clara y abierta no aprueban la metodología y accionar de WikiLeaks y que las confronta con quienes defienden a WikiLeaks aún asumiendo sus errores.

A ambos lados del debate se dejan algunos conceptos diáfanos y de una precisión quirúrgica. Aquí dejo una bastante torpe y con mucha probabilidad errada traducción de mi parte de algunos párrafos de los dichos de Steven Aftergood que es uno de los críticos más prominentes de WikiLeaks y al mismo tiempo uno de los defensores de la transparencia informativa como director del Proyecto Secrecy News de la Federación de Científicos Americanos y que también publica también documentación secreta del gobierno americano, Steven Aftergood debate con Glenn Greenwald de Salon.com abogado litigante de los derechos civiles en Nueva York y escritor de varios libros todos críticos de la administración Bush y que defiende a WikiLeaks
y su accionar.

Dice Steven Aftergood:
"Wilieaks con sus errores tácticos y estratégicos, ha desatado una furiosa respuesta del gobierno de EE.UU. y otros gobiernos que me temo sea muy probable que dañe los intereses de un montón de otras personas, además de Wikileaks"

" El año pasado, Wikileaks publicó un archivo de policía de Bélgica con más de mil páginas de investigación de un caso de abuso de menores y asesinato. Y como era de esperar, el archivo de la policía incluye un montón de acusaciones infundadas que luego resultaron ser falsas. Sin embargo, mediante la publicación de las denuncias, WikiLeaks ha traído vergüenza y desgracia para las personas que eran en realidad inocentes. Llegó al punto en que el gobierno de Bélgica está considerando la posibilidad de bloquear el acceso a Wikileaks, no como un acto de censura, sino como un acto de protección contra la difamación".

" Wikileaks ha publicado lo que creo que es tal vez el único modelo real de un dispositivo de fisión nuclear y que se ha hecho disponible en línea. Y no es el concepto de un artista improvisado, pero es un proyecto real de una verdadera arma nuclear y que se publica en línea. Creo que desde el punto de vista de la proliferación de este punto de vista, es un terrible error"

Dice y responde Glenn Greenwald
" WikiLeaks es uno de los pocos, si no es el único, grupo que, ha logrado meter miedo en los corazones de los más poderosos y corruptos del mundo y es por eso que se merecen, creo yo, el apoyo entusiasta de todo aquel que realmente cree en la transparencia, a pesar de lo que podrían ser válida, aunque algo triviales, las críticas que hace el Sr. Aftergood y otras personas a WiliLeaks"

"No es culpa de WikiLeaks o su responsabilidad que, cuando se muestran graves injusticias al pueblo estadounidense, la ciudadanía quede indiferente o apáticas ante esas injusticias. Wikileaks está dedicada a arrojar luz sobre lo que son esas injusticias y es entonces nuestra responsabilidad ir sobre ellas y hacer algo al respecto".

"Creo que esas notas y documentos asquerosamente represivos y autoritarios muestra por qué WikiLeaks es tan necesario".(Aclaración importante: en este caso se refiere a correos electrónicos enviados por la Oficina del Servicio de Carreras Profesionales de la Universidad de Columbia en la Escuela de Asuntos Internacionales y Públicos a sus estudiantes en donde se les advierte de no mencionar ni publicar en ninguna red social enlaces a los documentos publicados en Wikileaks si van a pedir empleo en el gobierno federal. DemocracyNow se hace eco gracias a las advertencias del público y lo comenta al final de la entrevista que aquí publico en tres partes.

Parte 1



Parte 2



Parte 3

viernes, 3 de diciembre de 2010

Lo mejor que leí sobre WikiLeaks hasta ahora

Mientras se va dispersando la polvareda que dejo el escándalo desatado por la publicación de los documentos diplomáticos americanos y mientras se sigue y seguirá hablando tal vez hasta el infinito de Wikileaks, encontré una entrada más que acertada y precisa. Al mismo tiempo lo más interesante no es sólo la entrada, sino los comentarios que muchos usuarios dejaron en ella que son, en algunos casos, más enriquecedores aún. Aquí destaco un párrafo

"...estoy harto de la escenificación mediática, de que nos presenten a Assange como a un héroe, arrogándole prácticamente el papel de salvador último y, sobretodo, único de la Red".

Si, este tema ya cansó. Si, Wikileaks ha hecho un aporte a la información que el periodismo tradicional no pudo, supo, quiso hacer y al mismo tiempo hay muchísimo de condenable en la forma en que logró que esos documentos se filtraran. Si, los medios tradicionales se convirtieron en distribuidores de esa información que no aporta nada nuevo o más allá de aquello que se sabíaintuíapensaba (si, todo junto y al mismo tiempo). El aporte de Wikileaks es la confirmación de todo esto y tal vez este sea su único nutriente concreto. Lo demás que nos deja Wikileaks es muy poco y al mismo tiempo peligroso: esa recurrente imagen de la escenificación del poder a escala global no creo que traiga buenas noticias en el futuro próximo.

Entre los comentarios dejados en éste artículo de marras, un usuario dejó un enlace a otro artículo que es aún más interesante y que aquí destaco un sentimiento competido con el autor del mismo y otro párrafo con un dato de verdad sorprendente:

" ..Esa supuesta independencia y neutralidad de Wikileaks hizo que todos tuviéramos la esperanza de que algo gordo saldría a la luz, pero la realidad es que todos los hechos "demostrados" no son más que puras anécdotas".

"... un estudio pormenorizado de los documentos evidencia hechos muy preocupantes. Las víctimas contabilizadas por Wikileaks coinciden de forma increíblemente precisa con las cifras oficiales..."

No hay mucho más que agregar. Wikileaks fue menos que una brisa de verano, al menos por ahora. Una lástima. Y por otro lado esta divulgación mediática es la manada que tapa al elefante. Habría que tomarse un trabajo casnón pero creo que valdría la pena. Si buscamos en una hemeroteca las principales artículos de los columnistas de los diarios de mayor circulación de Argentina y en algunas revistas también, veríamos que desde el comienzo del gobierno del ex presidente Nestor Kirchner y ahora con el de Cristina Fernández, muchos de los dichos que figuran en los documentos de la diplomacia americana y que fueron divulgados por Wikileaks, coinciden con afirmaciones y opiniones de dichos columnistas (total, opinar o conjeturar es siempre muy fácil). Y esto no sería ni bueno ni malo, sólo es. Por otro lado demostraría que Wikileaks, al menos en lo que se refiere a la Argentina, no aporta nada nuevo o que no se haya escrito o dicho antes, tal vez lo curioso del caso sería ver como muchos de esas "argumentaciones" se volvieron luego en "afirmaciones en la opinión pública" y también sería difícil discernir entre quien es fue fuente y quien es fue el que escribió esas supuestas sesudas columnas de opinión.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Una columna que se hizo bitácora y luego libro

Las palabras siempre están en movimiento. Un poquito en nuestras mentes, antes de estarlo en el papel de quién escribe o las dice, y otras tantas por los diferentes soportes que multiplican ese movimiento y en ese discurrir se van blindando contra el paso del tiempo. Se nutren en la espera infinita de quien las quiera leer, cuando las quiera leer, para comenzar el movimiento otra vez y así hasta el infinito. Las palabras impugnan al tiempo. Las palabras modifican lo relativo de lo absoluto y lo absoluto se convierte, de repente, en apenas un trozo de aire con sus verdades y sus mentiras. Y en un libro pueden entrar, apretaditas, todas esas palabras que se mueven en nuestra mente mientras nos ayudan a imganar otros cambios siempre posibles y otros mares azules profundamente verdes. Y un libro que provoca desde su solapa con esta palabras, " El silencio bendice la osadía del poder y permite que lo absurdo se convierta en paisaje cotidiano. Escribir y provocar discusión es clavar una voz en el silencio de nuestro tiempo", merece que el próximo 1 de diciembre si vivís, estás o pasás por Panamá vayas a la presentación de el libro El Malcontento, estas palabras, del periodista español Paco Gómez Nadal el evento será en la Biblioteca Nacional, Sala de Uso Múltiple en el 3er piso. a las 6:30 de la tarde. Y esas palabras nacieron un martes de 2007 en una columna de opinión del diario La Prensa de Panamá, saltaron a la bitácora El Malcontento (nombre original de la columna) y luego se hicieron libro. Las palabras tienen movimiento y eso es lo mejor que tienen.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Y aún tenemos diarios (en papel)

Me gustan los diarios que interpretan y dan algo más que el mero registro de los hechos. Diarios que se atreven a dar un paso más allá no sólo por valentía (aunque haya un poco de eso también) sino que su mirada periodística está fundamentada (una cosa es interpretar con el sudor del esfuerzo por hacerlo y otra es opinar en piloto automático y por obra y gracia del espíritu no necesariamente santo del editor de turno) y relaciona los hechos y los trata en forma compacta. Y da lo mismo si uno está de acuerdo o no con la línea editorial o de pensamiento que el diario profese, eso es harina de otro costal. Casi siempre leo diarios que no piensan como yo, es decir, el 100% de los medios. Y muchas veces con unas comillas, con un juego de palabras o con un título preciso y bien escrito alcanza para dar más información que los opinólogos de café que pululan en los medios. Y esto contrasta con otros diarios que sólo repiten lo que el político, necesitada/o de su dosis diaria de mediatitis, declara, declara y declara para no aportar demasiado ni aportara nada y seguir de paso aburriendo a propios y extraños, con abre comillas y cierra comillas y los torpes conectores de y entonces dijo, y explicó y así las cosas y bla bla bla. Pero ya sabemos, la culpa de todo, la tiene Internet, como siempre digo.


ambito.com
===


pagina12.com.ar
===


cronista.com

domingo, 7 de noviembre de 2010

La gente pide cada cosa

Es increíble. Ya no se donde vamos a parar con esto de que los periodistas pidan conexión a internet en la redacciones. Habráse visto. Es de no creer tanta desfachatez en el pedido. Con Lanata estaban mejor. Carta de los trabajadores al director de PáginaI12, publicada en la red social Facebook. Adonde vamos a parar.