Mostrando las entradas con la etiqueta tipografias. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta tipografias. Mostrar todas las entradas

viernes, 5 de agosto de 2011

Tipografía aplicada

¿Para cuándo un vídeo sobre tipografía latinoamericana, que hable de cómo, por qué y cuándo seleccionamos una tipografía?, ¿Para cuándo un documental, o un mini documental, sobre variables de selección. ideas, conceptos, proyectos sobre tipografía en Latinoamérica? Mientras esperamos (o al menos no me enteré), aquí un vídeo sobre tipografía publicado en pbsarts.tumblr.com (uno de los sitios más estimulantes para cualquier diseñador). Basado en base a breves relatos en primera persona de algunos de los diseñadores y tipógrafos americanos más destacados, el vídeo permite asomarnos a esta nueva propuesta que hace el sitio Off Book de expandir los límites de la definición del arte.

viernes, 11 de febrero de 2011

Locos por la tipografía

Estimular la mente, el ojo. Sorprenderse con las formas. Captar el tiempo real y congelarlo en un enlace que alarga su vida útil digital. Tipografías de todas las formas. Además: El detrás de escena del rediseño de la revista Estilo. Y Yahoo! se puso un kiosko, digital.

[+] garcia-media.com.ar/blog

domingo, 12 de septiembre de 2010

Postales de New York (II)

Me encanta sacar fotos y más aún hacerlo con mi iPhone sin flash y utilizando la estética que puede dar una cámara incrustada en un teléfono celular. Nunca me gustó ver a la fotografía sólo como una representación o retrato automático, impoluto, perfecto y "objetivo" de la realidad (como muchas veces se presume desde lo periodístico), sino, por el contrario como algo subjetivo y expresivo. Algunas fotografías, no las mías por supuesto, son una obra de arte por su subjetividad letal. Aquí dejo algunas fotos tomadas con mi iPhone por las calles de New York.

===
::: El Empire State desde mi habitación y de noche
Siempre me gustó este edificio y no se definir muy bien por qué de ese raro gusto. Será tal vez que sigue teniendo, décadas después de su construcción, su impronta de poder e ícono de una ciudad aún intocable desde aquellos tiempos a la fecha. Vaya uno a saber.





===
::: Zapatillas voladoras
Si uno alza la vista por las calles de Buenos Aires encontrará un símbolo extraño y recurrente rito secreto: pares de zapatillas colgados perennes de los cables del alumbrado público. Con la tragedia de Cormañon las zapatillas se convirtieron en la imagen símbolo de una noche trágica e imborrable. En la esquina neoyorquina de Astor y Cooper, alguien, vaya a uno a saber por que extraña y respetable razón siguió con el rito secreto de las zapatillas colgando.



===
::: Arte callejero
En una esquina o en medio de una pared abandonada el nuevo arte callejero emerge sin piedad ni permiso. Como debe ser. El arte está, por suerte, en las calles.



===

::: Bloques desde el Puente de Brooklin
Será un estereotipo pero se sabe que dentro de este hay algo de vedad. Desde el puente que une Manhattan con Brooklin se aprecia, en toda su extensión, el peso de la capital del mundo. Toda esa carga simbólica la lleva la arquitectura y mirando a izquierda y derecha de ese ya centenario puente los bloques de concretos crean un paisaje laberíntico de cemento que sorprende y espanta. Un juego de espejos invisibles duplica los bloques que de tan marrones se me antojan grises e interminables.



===
::: Las nuevas catedrales
Toda capital tiene su símbolos. Y ni que hablar de la capital del mundo. La escenografía del poder y su representación tiene en New York su estado más álgido y puro. A veecs, o casi siempre, el poder necesita de una especie de auto referencialidad monumental exagerada, una sobre actuación desmesurada de su peso y presencia. En New York esa puesta en escena está presente en cada esquina.





====
[+] Postales de New York (I)

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Juegos tipográficos.

Navegando por internet me encontré con esta página un tanto extraña. Me gusta como está confeccionada desde lo tipográfico en función de una idea/póster/cuento. La lectura no se aprecia ni se me antoja confortable, si más como un afiche decorativo para colgar en tu pieza y apreciar de lejos.
No se puede negar el buen juego de color/fondo/figura pero no se si ayuda a la historia que tal vez cuente el texto.
Varias veces me he puesto a pensar como el diseño de una determinada pieza gráfica, arruina o mejora una mala o buena historia, más allá de como esté realizado el diseño. Casi siempre no llego a ninguna conclusión ni canónica ni interesante pero al mismo tiempo algunos interrogantes me lucen inquietantes.
¿Se perderá una buena historia quién se ve intimidado por este juego de color y tipografía? ¿O el artilugio del diseño nos avisa, de ante mano, que tal vez no valga la pena tanto esfuerzo leer esta historia?

jueves, 16 de abril de 2009

Carteles de Londres.

Todos tenemos algo que decir.

Hoy llamar la atención no es una tarea fácil ni sencilla. Mucho estímulo y poca oferta interesante. Igual el ingenio popular no descansa nunca decía un cómico argentino. En algunos de estos carteles de diferentes lugares de la capital del Reino Unido queda claro que la gente siempre encuentra algo que decir.



Tomar (hacer en este caso) un té y no hacer la guerra. Todo vale cuando la crisis se instala y hay que atraer a los clientes que caminan por Notthing Hill, despreocupados y sin mucho ánimo de consumir.




Signos de los tiempos y el deporte favorito: desbloquear télefonos que, por otro lado, nos dejan sin posibilidad de elección creando pequeños monopolios temporales. En el centro londinense hay algunos mitos que se derrumban por su propio peso. La fábula mediática, sobre todo en Argentina, nos alecciona con dedo autoritario en alto y más que seguidito, de que la "civilización" siempre cumple las normas y que, nosotros los "bárbaros", no.





La inseguridad tiene muchas caras. En algunas ciudades latinas por una bicleta podes terminar con un balazo en la cabeza. En Londres, el municipio te avisa de que los amigos de lo ajeno andan haciendo su trabajo diario. Eso sí, con tipografía Helvética, elegante por supuesto, cartelito bien diseñado con los colores corporativos o con una ilustración tan fea como simpática. Ladrones hay en todos lados, sino pregúntale al americano "Bernie" Madoff.



Un mundo feliz. Vacas felices, plantas felices, tomarás un rico café y te haras feliz. Al menos por un rato y a precio razonable. Demasiado ingenuo, pero por qué no? Si total todo el mundo "creyó" que había armas de destrucción masiva en Irak y sin embargo nadie se tomó un café por eso.



Una rara invitación de un bar a sentarse (plantarse en este caso) en una supuesta terraza muy verde y que suponemos debe tener buena calefacción o debe estar cerrada por que con el frío que corre por las calles próximas a la estación de colectivos, trenes y metro de Hammersmith no es para andar sin bufanda.



¿Aceptarán también a suegras pesadas, maridos aburridos, esposas que roncan, amantes insaciables y primos lejanos? Al parecer por este cartel sí. Es sólo entrar y preguntar porque al parecer todo lo legal es aceptado para vender.